maximo tell

Posts Tagged ‘participación’

Proyecto audiovisual “Caminos de Serrezuela”

In Contreras, Paladar mostaza on 25 octubre, 2010 at 3:16 PM

El proyecto audiovisual “Caminos de Serrezuela” plantea fortalecer y conformar una red para generar espacios de capacitación e impulsar a los jóvenes, a través de la creación de la sala audiovisual que permita estimular la participación de adolescentes en la creación de sus propios relatos y la expresión de sus intereses.

Se intenta promover el cumplimiento de sus derechos a partir de la difusión de sus cortos, donde dan cuenta de sus miradas sobre su territorio y contexto. Junto a Ariel Gaia, Gisela Hirschfeld y Celeste Franco está José Luis Contreras (columnista de este blog).

El lenguaje audiovisual no es una estructura con compartimentos estancos, separados unos de otros sin relación alguna sino que es una construcción de constante interrelación y retroalimentación entre lo que vemos, escuchamos y en consecuencia de lo que sentimos. Es por ello que la actividades se asientan sobre la base de conceptos construidos desde la interpretación y comprensión del mundo audiovisual y no como consecuencia de definiciones estructuradas o reglas que deben seguirse con la rigidez de las ciencias duras.

El objetivo es que exploten y exploren su creatividad en la producción de videos que pueden ser ficcionales, documentales, artísticos o una combinación de ambos. Para tal fin deberán trabajar en grupos, instancia necesaria para la producción audiovisual, pero vital tambien en toda accción de los chicos: el trabajo grupal y mancomunado por mostrar una visión de la realidad a través de un producto audiovisual.

Caminos de Serrezuela” cuenta con el apoyo de la Fundación Arcor y colaboran en Diversas instancias: Taller de Lenguaje III y Producción Audiovisual; Escuela de Ciencias de la Información; Departamento Universitario de Informática (DUI) Universidad Nacional de Córdoba.

“Valió la pena llegar allá. Al comienzo no nos daban bolilla, dado que la mayoría había sido obligado a ir, y encima nosotros por el tema del trasbordo, llegamos hora y media mas tarde. 5 horas de viaje desde Córdoba capital hasta Cruz del Eje y de allí a Serrezuela (a 18kms del limite con La Rioja) Una vez allí, si … bien habíamos planeado actividades, comenzamos a improvisar sobre la marcha. Y logramos que se entusiasmaran.

La clave la dieron Susana (Coordinadora) y Francis (Trabaja en la Municipalidad y es el encargado del registro audiovisual de eventos entre otras cosas) que nos contaron rápidamente de los posibles atractivos turísticos de Serrezuela, y lo poco conocidos que son. (En Serrezuela hay: Pictografías aborígenes, aguas termales -las únicas de la provincia-sin explotar, esta cerca de la salina, y paisajes serranos, entre otras cosas) Una experiencia maravillosa”.

El blog del proyecto


Juventud, te creen perdida

In Exclusivos, Pasiones, Tonti on 9 agosto, 2010 at 10:10 AM

Por Danilo Tonti

La mentira arma su juego y reparte sus cartas. Crea su mundo, su universo paralelo. La mentira es la sabiduría de la antítesis, del contrapeso de lo que es; la mentira es lo que no es, pero que parece ser.

La juventud está perdida“. Esa es la mentira. Yo soy joven, y tengo sueños, y tengo proyectos, y tengo ideales; y no soy una mentira. Mis amigos son jóvenes y tienen metas, propósitos, y no son una mentira.

Jóvenes sueños queriendo amanecer en el cielo

Juventud perdida en tanto desorientada, esa es la verdad. Y desorientada no por no saber sino por no poder. El no se impone al sueño de hacer; porque todo cierra de antemano, porque todo parece estar hecho, porque nada queda por crear.

Es mejor anular la posibilidad de cambio cuando el cambio pueda quebrar nuestros privilegios; es más seguro alzarnos en un mundo de certezas, en donde las únicas dudas nazcan de nosotros mismos.

La juventud está movilizada e inquieta, pero a este sistema no le sirven los sectores revoltosos. A este sistema le sirven los resignados y distraídos para depositar en ellos la culpa del olvido, culpa que camufla el agradecimiento de la estabilidad, del estanque de la amenaza.

Tenemos una juventud con “futuro“, pero sin presente. El hoy no parece ser su tiempo. El legado es claro: dedíquense a crecer, a formarse, a hacerse de un mundo de sueños e ideales, para que -cuando lo verde de la juventud utópica madure- entren al mundo de lo real y se manejen como él.

Entonces la sociedad es eso: un cúmulo de jóvenes retirados que dejaron a un costado sus sueños, resignándose a jugar el juego marcado, aquel en donde no hay que crear sino saber hacer, aprender las formas y los caminos. Así, los jóvenes no son el futuro; son sólo el futuro de aquellos que buscan ver un mañana programado e idéntico al hoy, formando sujetos que perpetúen más de lo mismo, bajo el mismo suelo y hacia el mismo horizonte.

Desde el paradigma actual, los jóvenes no son el futuro; son la garantía del presente infiltrado en el mañana.

Pero me pregunto cuál es el punto justo de la cocción. ¿Cuál es el fin de la receta? ¿Qué tipo de sujetos buscamos preparar? ¿Somos los jóvenes demasiado “crudos” como para ser actores protagonistas de la sociedad del hoy? Ahí está el error; en creer que sí.

La sociedad necesita transformaciones y éstas estructuras que garanticen una dinámica en donde los cambios puedan sucederse. Los cambios implican creación y la creación individuos íntegramente creativos.

Lo necesario no son hombres que reproduzcan a puño y letra lo instituido, en donde el mérito es lo bien aprendido. Lo necesario son personas capaces de capitalizar nuevos paradigmas, des-aprendiendo y re-escribiendo nuevas formas de comprendernos y de crearnos como sociedad y como personas.

Si me preguntan, prefiero una sociedad inmadura, en donde construyamos desde la incertidumbre certezas colectivas y no donde las certezas sean inmutables propiedades exclusivas. Sucede que re-crear es romper certezas, pero sólo desde lo incierto nace lo auténticamente certero. Tocar fondo es llegar al comienzo, porque todo cambio implica encontrar la crisis.

Me dicen que la juventud está perdida y sin embargo son los jóvenes quienes desbordan las organizaciones alternativas. Son ellos los que caminan y buscan, con la grandeza del desinterés, hacer de lo poco que se les permite lo máximo que se pueda hacer. Son ellos los que persisten, estimulados sólo por la convicción de que algo hay que hacer.

Las posibilidades reales de participación son alternativas al sistema que la tilda de perdida y le exige mayor “compromiso social“. Exigir acciones sin brindar caminos es la contradicción que evidencia un fin de apariencia, un discurso sin causa ni propósito.

Resulta sencillo verlos y generalizarlos perdidos en la droga, en el alcohol o en la simple indiferencia, pero se presenta comprometedor encontrar los porqués a esas circunstancias puntuales.

¿No será acaso la falta de oportunidades de desplegarse como tales en la sociedad lo que hace que la juventud se apoye en soluciones sustitutivas como la droga y el alcohol?

¿No será un sector cerrado y hegemónico, guardián y reproductor de lo establecido, causa de aquella juventud “perdida”?

¿Es posible que estemos entrenados para una sociedad estable y monótona? ¿Estamos dispuestos a resignar las “seguridades” de un presente sin futuro para crear un futuro desde el presente? ¿Será que hasta parte de la juventud ha creído su perdición?

Un corazón joven es un corazón que camina y que a su paso busca. Explora, analiza, prueba, se arriesga, se convence, se desilusiona, se involucra, se queda, se marcha. Cambia de rumbo, una y mil veces, sabe que así es el camino. Pero en el viaje se forma y, de a poco, va entendiendo lo que quiere.

Cada cosa que encuentra es vital porque lo determina, lo condiciona, lo empuja y lo estimula. Cada paso es una marca y la pauta para dar el siguiente. Hay que estar ahí. Es necesario. Es urgente. Hay que escuchar y dejar hacer. Hay que abrirse a lo que sienten y dejar que nos hagan sentir.

“Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Pero sabrás que cada vez que ellos vuelen, piensen, sueñen, cuenten, vivan… estará la semilla del camino enseñado y aprendido”. María Teresa de Calcuta.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Debemos asumir la Responsabilidad Digital junto a las nuevas generaciones

In Derecho a Replica, Exclusivos on 4 agosto, 2010 at 3:03 PM

Por Nelson Fuentes

La era de tener un solo TV en casa con el único teléfono móvil que lo tenía Papá ya cambió de una manera abrupta. La tecnología nos golpeó  muy fuerte, nos sacudió tanto que nos lleva por delante sin preguntarnos ni pedir permiso.

Actualmente no alcanzamos a terminar de utilizar un dispositivo y entender su funcionamiento que ya hay 3 mas en el mercado con nuevas funcionalidades y virtudes. Hoy en casa hay mínimo 2 o 3 teléfonos móviles y esto se ha convertido en uno de los fenómenos de la industria que mas crecimiento tuvo en los últimos años.

Ya existen 52 millones de teléfonos celulares en Argentina, hay más celulares que habitantes! Y esto no parece disminuir sino que sigue en aumento, con una diversidad de alternativas tecnológicas que va más allá de tener un aparato para hablar con alguien.

Ahora todo cambió porque no solo hablamos sino que también, utilizamos la agenda, escuchamos full Mp3, navegamos por Internet, jugamos con el mismo dispositivo, pasamos viéndonos posibles wallpapers, vemos películas y lo usamos para recordar las fechas más importantes entre otras cosas.

Hoy la nueva generación es absorbida por lo nuevo, por la innovación. No es fácil para un padre encontrarse con la gran frase “papá papá comprame este último modelo de celular, o comprame la ultima Xbox 360, o comprame el nuevo iPhone que es sorprendente”.

Estamos frente a un nuevo paradigma, algo que no es una moda, sino que es una tendencia y vino a quedarse para convivir entre nosotros y hacerse cada vez más grande.

Tenemos una opción que puede ser ignorar el cambio tecnológico que vive nuestra sociedad o podemos intentar acercarnos a esta nueva forma de comunicación global, para no sentir que ni si quiera hicimos lo posible para tratar de entender su uso.

Hoy Internet es el eje, el nodo de convergencia, la carretera donde están todos los sistemas interconectados por un solo lenguaje que revolucionó la integración de todo, y es el denominado protocolo IP.

Un sistema de comunicación que puede transportar millones de contenidos  en forma de paquetes con una identificación única y esto hace que el paquete nunca se pierda y siempre llegue a destino.

De esta manera la industria tecnológica aprovechó la integración de todo para avanzar con productos electrónicos que hablan el mismo lenguaje y donde estar online es el común denominador usando Internet.

Hoy no solo accedemos a un sitio web de interés, sino que también podemos hablar, subir videos, transmitir información, compartir fotos, interconectar  nuestros dispositivos electrónicos a Internet, etiquetar amigos en las redes sociales, jugar juegos online, ver una película en calidad HD, bajar el libro en formato e-Book que mas queramos, y la lista sigue, sigue y sigue.

Ya no hay límites porque las nuevas tecnologías de la información (TICs) es la integración de todo y el mecanismo de cómo se comunicará la sociedad moderna en los próximos años.

Es el momento de formar a la nueva generación, crear conciencia y trabajar muy seriamente en un programa de Responsabilidad Digital, porque es la escuela que necesita toda la generación inmigrante y nativa.

A través de un buen uso de Internet y responsable tendremos mejores oportunidades, trabajo seguro, calidad de vida, mejores promedios en la escuela y en la universidad, como también un proyecto que podremos compartirlo y desarrollarlo para hacer un bien a nuestra generación.

Debemos crear espacios de participación y networking para nuestra juventud, donde se puedan compartir experiencias, aprender a usar la red, fomentar la innovación tecnológica y crear proyectos de inclusión social.

Sin una sociedad informada no podremos llegar a construir una nación de valores y responsabilidad.

Según Lewis Carrol en Alicia en el país de las Maravillas “En un Mundo en constante movimiento, el que se queda en el mismo lugar, retrocede”

Nelson Fuentes

El autor en la actualidad es el Chief Project Manager de la empresa Macro Global Software. Fundador de Córdoba Valley. Emprendedor y creador del concepto Amor 2.0. Networker y Coordinador del Proyecto Social Gathering. Blogger, Social Connector y speaker especializado en la vision de la Internet 2.0. Fundador de Iglesia 2.0. Evangelista de los nuevos medios digitales. Creador del concepto Social Day. Estudió Ingeniería en telecomunicaciones en la Universidad Blas Pascal y desde el año 1998 ha trabajado para distintas compañias, gerenciando proyectos de implementacion tecnológica como el caso de Claro Argentina, Telecom, Telefónica de Argentina, Coasin Comunicaciones, Ccm Telecomunicaciones, entre otras. Su especialidad son los medios de comunicación y recientemente coordinó el proyecto CVC La Voz digital, que contempla una red satelital de medios en 22 paises de Iberoámerica.