maximo tell

Posts Tagged ‘periodismo’

Exitosa jornada del Roca Blog Day

In Cobertura iPhone, Derecho a Replica on 10 abril, 2011 at 8:31 PM

En el marco del Roca Blog Day, blogueros, periodistas y estudiantes compartieron sus experiencias con un público curioso que copó el Auditorio del Diario Río Negro. Acá les dejo un excelente resumen de Natalia Cabral.

El Roca Blog Day tuvo el viernes su tercera edición y una gran cantidad de gente (en su mayoría estudiantes de Comunicación) se acercó hasta el Auditorio del Diario Río Negro para debatir sobre la web 2.0, los blogs y la aplicaciones de las nuevas tecnologías.

La jornada comenzó pasadas las 9.30 con la charla del periodista Alvaro Liuzzi,quien habló de su nuevo proyecto denominado “Proyecto Walsh” en el que se pregunta ¿Qué hubiese pasado si Rodolfo Walsh hubiera tenido Twitter en aquella época. Liuzzi define el proyecto como “un experimento periodístico que fusiona una obra clásica del periodismo argentino con una visión moderna de la disciplina basada en el uso de las nuevas tecnologías

Luego Ivan Sánchez se encargó de explicar el rol de Comunity Mannager y se refirió a la importancia del uso de Twitter en el laburo. Contó que maneja siete cuentas distintas en Twitter.
Una vez finalizada la charla de Sánchez, fue la periodista Silvia Cobo la encargada de seguir. Desde España y por medio de una videoconferencia habló sobre los nuevos formatos para la narrativa multimedia.

El primer corte se realizó cerca de las 11 y después fue Ismael Briasco quien se encargó de hablar sobre proyecto “Psicofxp”. Una experiencia que empezó como un foro y terminó como un gran sitio que en la actualidad recibe 10 millones de visitas por mes. Briasco remarcó que para emprender un proyecto así solo se necesita: pasión, perseverancia y desafío.

La mesa de “La política y lo político en la web” llegó de la mano de Hugo Alonso y Germán Angeli. Ambos hicieron hincapié en el uso que le daban los políticos a dos herramientas tan importantes como son Twitter y Facebook. Una de las conclusiones a las que llegaron fue que muy pocos políticos son los que saben llegar al ciudadano haciendo un buen uso de las redes.

Pablo Fernández habló de cómo cada vez más los ciudadanos estaban comenzando a usar las redes y la relación que se crea con el periodismo. Contó casos concretos en donde los usuarios subían una foto de algún hecho importante que luego era tomado por los medios porque estos no habían tenido la posibilidad de cubrirlo.

http://www.ustream.tv/flash/viewer.swf

Video streaming by Ustream

Después de la charla de Fernández tuvo lugar otra videoconferencia en la que Elvira García de Torres, también desde España expuso su investigación sobre el “Uso de las redes sociales en medios regionales de distintos países”.

La Mesa de Literatura 2.0 estuvo a cargo de Silvia Sánchez y Naim Rekacz. Sánchez admitió sentirse “sapo de otro pozo” entre tantos amantes de la tecnología y dejó en claro que la web le da muchas herramientas pero no hay nada como llevarte el libro a la cama. Naim Rekacz por su parte, mostró un interesante proyecto literario que lleva adelante con un grupo de escritores. Las redes sociales, según explicó son un gran complemento.

Nicolás Pícolli y Guillermo Berto (dos clásicos del Roca Blog Day) hablaron sobre Periodismo 2.0. Picoli hizo referencia al “periodismo hiperlocal”, un término bastante nuevo para varios de los presentes. Berto afirmó que Internet vino a democratizar un poco la palabra y luego se refirió a casos puntuales de la región en los que ha circulado información que no fue tratada de la forma en que debería haber sido.

El periodista y docente Jorge Gobbi, al igual que en la exposición brindada el año pasado se refirió a cómo Internet cambia nuestra percepción de lo público y lo privado. En su exposicón Gobbi remarcó que debemos tener sumo cuidado cuando escribimos en la red porque todo queda guardado y después pasa a ser nuestro archivo.

Federico Aringoli y Andrés Stefani (periodistas del Diario Río Negro on line) hablaron de su documental “Tercer Round: la pelea de un amateur”, se trata de un reality-documental sobre la vida de un joven boxeador amateur de la ciudad. Los jóvenes destacaron que con las herramientas que nos brinda Internet se pueden hacer buenos proyectos sin tener dinero.

La mesa de blogs regionales estuvo integrada por Sebastián CurinaoAdrián Almonacid, Horacio Castro, Andrea Vanesa DuránFlorencia BarreraCeleste Gómez. Una mesa que permitió conocer las experiencias personales de cada uno de los blogueros regionales (la mayoría surgidos de la cátedra de Periodismo Digital de la UNCO).

Los creadores del festival neuquino “Tratado de Integración” también estuvieron presentes en el Roca Blog Day para contar sobre el encuentro que vienen realizando hace cuatro años en donde combinan el arte con las nuevas tecnologías.Ya casi culminando el encuentro, llegaron los periodistas regionales para hablar sobre sus sitios de noticias, en el caso de Melina Fit su participación como periodista en el diario 8300. Fabricio González, Fabián Cardozo, Melina Fit Nicolás Bustamante, Guillermo Elía Emiliano Gattihicieron un recorrido por sus portales, destacaron el enfoque que le daban a las noticias desde sus páginas y remarcaron también el uso de las redes sociales.

El final del Roca Blog Day fue con un video enviado por Crónica Z, un sitio rosarino de información y comunicación que trabaja al máximo con todas las redes sociales.

Ya casi cerca de las 21 el público coronó la intensa y enriquecedora jornada del viernes con un caluroso aplauso. El Roca Blog Day es un encuentro que sin dudas se enriquece año a año y promete seguir superándose para el año que viene.

  • Esta nota fue realizada para el diario Roca Digital y publicada originalmente en culturArte
Anuncios

El repentino amor de AOL por Arianna Huffington y el HuffPo

In Derecho a Replica on 7 febrero, 2011 at 4:29 PM

Una compañía que hace menos de diez años estaba valorada en más de 230 mil millones de dólares, que tuvo la osadía de zamparse a la todopoderosa Time Warner, que representó desde su fundación la visión del Internet cerrado y de pago busca hoy su futuro comprando periodismo. Gumersindo Lafuente (El País) analiza la compra de America Online (AOL) a Arianna H. del The Huffington Post.

Pero no cualquier periodismo, ni a cualquier precio. Compra marca, pero una marca casi unipersonal y con tan solo cinco años de vida. Pero no compra el lastre de una superestructura ineficaz. Compra contenidos y talento periodístico. Pero no las maneras de comunicarse con la audiencia de los medios tradicionales. Compra lectores y usuarios, pero no al precio que otrora se estilaba en las operaciones entre grupos editoriales que fundamentaban sus ingresos en las ediciones impresas.

Arianna Huffington, cargada de contactos y de instinto, ha logrado aupar su medio al tercer puesto entre los sitios de información más seguidos en el mundo. Se puede no estar de acuerdo con sus estrategias de agregación. Se puede criticar su diseño. Se puede polemizar sobre la estructura y la calidad de la información. Pero la realidad es tozuda y el éxito en seguimiento e influencia, indiscutible.

Y es ahora, con el Huffington Post mirando de tú a tú al New York Times, robándole lectores y en cualquier momento periodistas, cuando AOL, una “vieja” empresa de la nueva economía, que ve desangrarse sus cuentas año a año, intenta reverdecer sus mejores tiempos comprando talento periodístico, pero no solo, también compra estrategia.

AOL ya apuntó maneras en sus adquisiciones más recientes. TechCrunch y Engadget, blogs especializados en tecnología, aportaban un acercamiento a comunidades de intereses muy activas y muy receptivas. Y a unas estructuras de costes de fabricación de la información extraordinariamente competitivas. Ahora remata la jugada comprando el Huffington Post y poniendo al frente de las decisiones editoriales de todo AOL a Arianna Huffington, su fundadora.

Y lo hace en un momento especialmente angustioso y a la vez excitante para la Prensa y para los periodistas. Con todas las grandes compañías tradicionales de comunicación buscando caminos para reinventarse, para seguir siendo protagonistas en estos nuevos tiempos en los que la tecnología parece dominarlo todo.

Cuando Rupert Murdoch, otro de los grandes protagonistas del momento, batalla por poner precio de portada a sus sitios de Internet y experimenta con nuevas cabeceras para nuevos soportes. Parece que los estrategas de AOL apuestan por otras soluciones. Más abiertas, más participativas, más innovadoras en el uso intensivo de la tecnología, menos nostálgicas de un pasado de control casi oligopólico de la información que ya nunca volverá.

Y sí, una empresa de Internet (aunque sea de las viejas) busca su salvación en el periodismo (del nuevo, por supuesto). Es una buena noticia para nuestro oficio, pero solo para los que sepan interpretarla desde la humildad de los nuevos tiempos y sepan escuchar lo que el actual ecosistema de la información nos grita todo el rato: el buen periodista, el buen periodismo, tiene que demostrar su utilidad y su relevancia y su compromiso con las audiencias de manera permanente para poder sobrevivir.

+

Según Adrián Segovia, AOL “adquiere influencia, marca y una estrategia” y no así tan sólo usuarios, como se podía llegar a pensar al principio, ya que The Huffington Post es el tercer diario con mas audiencia del planeta.

En Estrategia Digital el español calcula que “Unos 1.300 millones de personas se conectaron a Internet en el mes de diciembre de 2010. 759 millones, un 57%, lo hizo además cada día. La empresa de medición comScore reporta que en diciembre de 2010 los diarios online en todo el mundo cosecharon un 36,7% de penetración mensual. Es decir, fueron consultados por 486 millones de usuarios al mes. Sin embargo, cuando bajamos esa cifra al día, encontramos que sólo 89,5 millones lo hace diariamente (un 11,8%). Estas cifras cambian radicalmente cuando se analiza sólo la audiencia conectada desde EEUU. Los diarios digitales en aquél país tienen un alcance mensual superior al 60% y casi un 20% diario”.

En este contexto, el HuffPo es el exponente de los nativos digitales. Costó 311 millones de dólares, cuestión no menor pensando en que Facebook es valorada en 50 mil millones de dólares, mientras Rupert Murdoch dueño de NewsCorp. se gasta 22 millones en The Daily (diario exclusivo para iPad). Con el comodín que implica llevarse también a Arianna Huffington, las barajas se pueden repartir con mejor juego para AOL.

Según Segovia, “AOL cree en la publicidad gráfica en Internet y en la inteligencia aplicada al negocio de contenidos en la red. La partida de display seguirá creciendo y AOL estará muy bien posicionado”.

+ “Mi” comandante blogger

+ Leer Estrategia Digital de @ASegovia

Fuente: CiberP@ís

Los periódicos se alían con Foursquare en su estrategia local

In Derecho a Replica on 14 enero, 2011 at 8:19 AM

Como se comentaba a principios de 2010, la geolocalización es el siguiente paso en la evolución de las redes sociales. Aunque recién muchos medios de comunicación están experimentando las herramientas iniciales de las web 2.0, otros apuestan a eso ‘que se viene’. Tres nuevos medios exploran las posibilidades de Foursquare, la red de geolocalización por excelencia.

Hace un tiempo, JL Orihuela comentaba que el potencial de Foursquare, si llega a cuajar como es previsible, se proyecta sobre ámbitos como el turismo (promoción de ciudades, hotelería y restauración), el marketing, la educación, los medios, el entretenimiento, la gastronomía… en fin, pasen y vean Foursquare for Businesses.

En la última semana tres nuevos periódicos han alcanzado acuerdos de colaboración con Foursquare, la más popular red de geolocalización, con el fin de impulsar su estrategia local. Se trata de «The New York Daily News», el «USA Today» y el «Examiner.com» y todos ellos han decidido seguir los pasos de «The Wall Street Journal», el periódico económico de Murdoch que hizo lo propio hace unos meses.

Parece evidente que servicios como Foursquare son una oportunidad para que los medios puedan vincular el contenido local orientado al entretenimiento con lugares específicos. El USA Today ha utilizado esta red para permitir a los usuarios «descubrir las zonas de conflicto en su viaje y los tesoros escondidos del país». Este periódico ha ido más allá y está empleando Gowalla, la competencia de Foursquare, para un propósito similar. «El USA Today ha sido siempre un compañero de viaje y Foursquare es muy apropiado para nosotros», asegura Victoria Borton, gerente de este diario.

Por su parte, Examiner.com está usando este servicio de geolocalización para proporcionar recomendaciones de lugares, restaurantes, eventos, negocios o espacios de referencia desde la visión de los 68.000 colaboradores con los que cuenta este medio y a los que se ha bautizado como «examinadores». «Los “examinadores” crean más de 3.000 artículos cada día sobre una variedad de temas locales y un gran porcentaje de éstos pueden ser muy pertinentes para las recomendaciones de Foursquare», explica Suzie Austin, vicepresidenta de Contenidos y Marketing de Examiner.com.

Oportunidades publicitarias

Otra forma creativa de utilizar Foursquare es la que ha impulsado «The New York Daily News». Los usuarios de este diario pueden introducir una localización de Nueva York en sus móviles y descubrir fotos antiguas de ese lugar desde los archivos del periódico.

¿Cuáles son los objetivos empresariales? Todo indica que este tipo de herramientas permite dar a los periódicos una mayor presencia en las áreas locales. «Foursquare complementa nuestra estrategia local mediante el aumento de nuestra presencia en cada barrio y del tráfico que llega al contenido original publicado en el medio», subraya Austin, quien también destaca las oportunidades publicitarias que puede ofrecerles esta plataforma. No obstante, por el momento no existen datos que confirmen esas potencialidades.

Aunque no es el único servicio en este ámbito, bien es cierto que Foursquare es el que está teniendo mayor adopción entre los usuarios. Otros medios, por su parte, han optado por desarrollar sus propias aplicaciones como Playboy, que está experimentando con notificaciones geolocalizadas.

Fuente: ABC

Hernán Casciari presentó ‘nuestra’ revista Orsai

In Paladar mostaza on 29 diciembre, 2010 at 8:14 AM

“A una hora de la tarde, indeterminada, nos aislamos con el Chiri y nos sentamos a mirar la pizarra blanca en la que, desde hace dos meses, armamos el esqueleto de la revista. Ahora esa pizarra está completa.”. Así contaba Hernán Casciari que su revista, ahora nuestra, estaba terminada. Orsai se presentó en sociedad en Mercedes, Buenos Aires, y acá una crónica de Clarisa Altieri y Yesica Landola publicada en Teclearte.

“De Mercedes al mundo”

Así presentó la revista literaria de Hernán Casciari y Cristián Basilis, el periodista mercedino Osvaldo Príncipi. Cientos de personas asistieron a la presentación oficial realizada anoche.

En la tarde de ayer, la cancha de la Liga Mercedina de Futbol fue un multitudinario encuentro entre los lectores la Revista Orsai y sus creadores, Hernán Casciari y Cristián “Chiri” Basilis. Durante más de tres horas, los periodistas mercedinos radicados en España contaron sobre su experiencia de hacer un medio gráfico sin publicidad y aventurarse en un proyecto “inocente”.

Previo a la llegada a la cancha, Casciari y Basilis se encontraron con el Intendente Carlos Selva en su despacho. Allí, el Jefe Comunal, le entregó al periodista mercedino un decreto que lo nombra como vecino destacado y luego le entregó tres placas, una con el escudo de la ciudad y dos a su persona como escritor reconocido internacionalmente y la segunda para la revista Orsai que estará colocada en la Pizzería del Comequechu, recientemente inaugurada en Saint Celoni, España; pizzería que tuvo una improvisada sucursal en la cancha de futbol. Por su parte, Casciari y Basilis le entregaron uno de los primeros ejemplares de la revista que luego presentaron ante el público.

Concluida le entrega de presentes, Hernán agradeció públicamente lo realizado por el Municipio de Mercedes para llevar adelante la presentación de la Revista. “Estaba en Barcelona sabiendo lo que se hacía desde la Municipalidad con muy buena onda”, dijo el periodista y contó distintos aspectos de la producción gráfica al Intendente Selva; mientras éste ojeaba el ejemplar y preguntaba detalles sobre la vida del periodista y escritor.

Con la presentación especial del reconocido locutor periodístico Osvaldo Principi arrancó la presentación del N° 1 de Orsai. Ante la presencia de una importante cantidad de público, aunque no se alcanzó el número previsto como consecuencia de distintas dificultades en el tráfico, Principi señaló: “detrás de esta tela están los personajes, y nosotros somos testigos históricos del momento en que estos personajes eyectan su obra. Somos testigos del lanzamiento de Mercedes al mundo, de un producto real. Y recalco esto porque en la Liga hubo muchos mitos. Muchas historias que se contaban de las cuales no hubo testigos… Hoy, se acaban los mitos en La Liga”.

Enseguida aparecieron Hernán y Chiri, siendo este último el primero en leer unas líneas a los presentes evocando el esfuerzo, el trabajo y la emoción de echar luz al proyecto en su ciudad natal. Luego de recordar algunas anécdotas de juventud en la propia cancha de La Liga, expresó: “Somos parte de algo que está sucediendo, nos sentimos como en casa pero no como en ese entonces que era nuestro lugar para que los domingos no sean iguales, sino para que cada día tenga la forma de nuestro sueño, nuestras propias reglas, un poco fuera de juego. Por eso estamos todos en Orsai”.

Luego, Hernán tomó su bolso y tomó un ejemplar de la publicación española: “Esta es”, dijo y la cancha estalló en un aplauso. La tapa se vio reflejada en una gigantografía que oficiaba de escenografía. “Esta revista, Orsai, es lo mejor que hice con mi vida. Y es que esta revista le da respuesta a una pregunta que me hicieron innumerable cantidad de veces cuando estaba en la escuela: Hernán ¿qué carajo estás haciendo con tu vida? Ahora sé que podría haber contestado. ‘Estoy practicando para una revista que se va a llamar Orsai”, manifestó Casciari y agregó:”Este es un proyecto embudo. A veces te metes en algo y te vas dando cuenta que todo lo anterior fue una práctica para llegar a un proyecto. Después todo lo demás desaparece porque se condensa en un embudo”. “Esta revista es lo máximo que le puedo pedir al oficio que elegí”, concluyó.

Como broche final del picnic, fue convocado especialmente el músico Zambayonny para presentar ante todos los que se acercaron al encuentro la canción “El equilibrio del mundo” que, según contaron, fue la banda sonora de la producción de la revista e interpretó otro tema a pedido de Casciari y Basilis.

Por último, los dos mercedinos que lanzaron su revista literaria desde Mercedes para el mundo respondieron las preguntas de muchos de sus lectores que ansían su ejemplar de la Revista Orsai que en los próximos días estará llegando a sus domicilios directo desde la imprenta con su señalador numerado. Les agradeció a todos los que vinieron desde distintos puntos de la ciudad y del país y expresó que no había mejor lugar para presentar la revista. “Fue uno de los mejores días de mi vida”, finalizó Casciari.

+ Entrevista a Hernán Casciari de Orsai

+ “El valiente que busca una revista con viralidad

Foto de Orsai 1

En CórdobaArgentina ya nos organizamos mediante un grupo de Facebook llamado Orsai Córdoba (+mail).

Lo que sucede es genial, entra a quiero ser distribuidor y ayuda en la cadena, o bien haz click en reservar la revista y fíjate en donde la puedes encontrar en tu ciudad. Puedes encontrar a los lectores de tu zona y hasta si te animas escribir en Orsai.

El corresponsal ha muerto

In Derecho a Replica on 21 diciembre, 2010 at 6:23 PM

Timothy Garton Ash es catedrático de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford, investigador titular en la Hoover Institution de la Universidad de Stanford. Hace algunos días analizaba la actualidad de los corresponsales en el extranjero que algunas grandes empresas de medios conservan. En un mundo hiperconectado, ¿Sobran los corresponsales?.

“Aún tengo una maleta en Berlín”, cantaba Marlene Dietrich. Y yo tengo todavía cuatro latas de gasolina en Skopje. Las compré para un jeep alquilado en el que fui de Macedonia a Kosovo, inmediatamente después de que la OTAN invadiera la devastada provincia en 1999, cuando uno no se podía fiar de que las gasolineras tuvieran gasolina.

Conduje aquel Lada de suspensión dura varios días, durante los que hablé con albanokosovares que habían huido por miedo al genocidio serbio y estaban regresando a casa, con sus remolques tirados por tractores abarrotados de colchones y niños; con un melancólico sacerdote serbio, el padre Theodosius, en su precioso y aislado monasterio al pie de las Montañas Malditas; y con un despiadado comandante del Ejército de Liberación de Kosovo, Ramush Haradinaj, que me hizo una confesión inolvidable, en su inglés de extraño acento mezcla de Finlandia y Birmingham:

“Yo no podría ser una Madre Teresa” (después de haber sido primer ministro del Kosovo independiente durante un breve periodo, ahora se encuentra en La Haya, a la espera de un nuevo juicio por crímenes de guerra).

Aquel viaje fue caro. Como hacía la mayoría de los corresponsales en el extranjero, utilicé a un “facilitador”, un periodista local que fijaba las citas, organizaba los viajes y suministraba informaciones de base, además de un intérprete. Lo pagó un periódico.

Aprendí cosas de esas que solo pueden aprenderse sobre el terreno. Y no estaba solo. Alrededor de 2.700 profesionales de medios de comunicación entraron en Kosovo con las fuerzas de invasión / liberación o inmediatamente después: aproximadamente un periodista por cada 800 habitantes.

Diez años después, ¿cuántos habría allí? En un momento tan trascendental, dramático, de guerra, seguramente muchos (“Si hay sangre, tendrá titular”). Pero, en general, e incluso en países y momentos muy importantes, cada vez menos. El corresponsal, un tipo satirizado de forma incomparable por Evelyn Waugh en su novela Scoop, y ensalzado por Alfred Hitchcock en su película Enviado especial, es una especie en peligro.

Solo un puñado de grandes empresas de medios, como la BBC y The New York Times, mantienen todavía redes mundiales de enviados permanentes que trabajan en lo que tradicionalmente se llaman corresponsalías.

No tiene absolutamente ningún sentido lamentarse sobre esto mientras van cayendo los whiskys en un bar de periodistas ahora desierto. Lo que necesitamos es averiguar cómo es posible conservar hoy lo que tenía de valioso la labor del corresponsal del siglo XX y cómo podemos aprovechar las fantásticas nuevas oportunidades que no existían en la era del telégrafo y el télex.

Eso es lo que trata de hacer el antiguo director del servicio mundial de noticias de la BBC Richard Sambrook en un nuevo análisis muy documentado, elaborado para el Instituto Reuters de Estudios sobre Periodismo en la Universidad de Oxford, titulado Are Foreign Correspondents Redundant? (¿Sobran los corresponsales?). Menciona a un productor de televisión de Estados Unidos que dice que remontarse a las corresponsalías tradicionales en el extranjero es como preguntar “¿por qué no seguimos utilizando tabletas de arcilla?”.

En mi opinión, hay tres virtudes del trabajo del corresponsal que deberíamos querer conservar y reforzar en las nuevas formas de obtención y transmisión de noticias. Son:

  • Ser un testigo independiente, honrado y, en la medida de lo posible, veraz e imparcial de los acontecimientos, las personas y las circunstancias.
  • Descifrarlos y situarlos en su contexto, explicando quién es quién, qué es qué y un poco de por qué.
  • Interpretar lo que sucede en ese lugar concreto, en ese momento concreto, dentro de un marco histórico y comparativo más amplio.

Ser testigo, descifrar, interpretar.

Para ser testigos, existen ahora fantásticos medios nuevos -el vídeo, la cámara del teléfono móvil, etcétera- que no han existido durante la mayor parte de la historia de la humanidad. Por supuesto, la cámara miente muchas veces, así que siempre conviene saber quién está detrás de ella. Pero una variedad de informaciones de testigos presenciales, fragmentos de vídeo y audio, blogs y otros documentos, muchos de ellos de personas locales que hablan de verdad (a diferencia de muchos corresponsales) la lengua, puede formar un magnífico collage de pruebas de primera mano.

Si nos hubiéramos fiado solo de los corresponsales, nuestras informaciones sobre la muerte de Neda Agha-Soltan, la joven fallecida durante las manifestaciones delmovimiento verde en Teherán el año pasado, habrían sido probablemente de segunda mano, y no habríamos tenido aquellas imágenes inolvidables. Sitios web como Global Voices y Global Post demuestran lo que se puede hacer cuando se juntan numerosos periodistas locales y foráneos.

Tampoco es necesariamente el corresponsal extranjero el que mejor descifra las claves locales. Con frecuencia he observado que, para esa tarea, los corresponsales se apoyan en facilitadores, intérpretes, periodistas locales y unas cuantas fuentes de confianza, y que ellos se limitan a añadir unas cuantas pinceladas de color, un armazón de clichés interpretativos (el borde del abismo, halconespalomas) y, por supuesto, varias hipérboles.

¿Por qué no dejar que las voces locales nos hablen directamente, y completarlas con las de especialistas académicos que conocen los países en cuestión? Para eso es necesario un trabajo de edición hábil y minucioso, desde luego, pero siempre será más barato que una oficina completamente equipada en el extranjero.

La corresponsalía actual, recortada como corresponde a esta era de austeridad, consiste en un solo enviado que hace todo a la vez, corre de un sitio a otro como el sombrerero loco, intenta desesperadamente cumplir varios plazos cada día, para la web, la versión impresa, el vídeo, el audio, el tweet y el blog; el problema es que el pobre periodista tiene muy poco tiempo para investigar a fondo cada historia, y mucho menos para detenerse a reflexionar.

No es casualidad que los mejores reportajes de corresponsales en el extranjero que vemos hoy estén en revistas como The New Yorker, en las que los periodistas tienen meses para elaborar un solo reportaje de gran extensión.

Lo cual nos lleva a la tercera dimensión: la interpretación. Para esta tarea, es útil que quien lea y piense sobre el cómo y el porqué sea alguien que sea ya un poco veterano, que haya visto cosas en distintos lugares y momentos. Esa persona puede comparar, sopesar, evaluar, restablecer el sentido de la proporción y la importancia histórica (o, muchas veces, la falta de importancia) que se pierde con facilidad cuando uno pasa todo su tiempo metido hasta las cejas en una noticia.

Oigo a gente que dice: ese es el futuro de los periódicos. Todos los días nos llega una avalancha de información, de “noticias” en su sentido más amplio. Tenemos un problema de exceso. La labor de los periódicos de calidad será pasar por la criba, situar en contexto, hacer un seguimiento, como han hecho The Guardian, The New York Times, Le Monde y EL PAÍS con los tesoros de Wikileaks.

Esto tiene bastante sentido, y tal vez las cosas avancen en esa dirección, pero el peligro está en fijar una separación demasiado radical entre el intérprete y el testigo. Porque toda mi experiencia clama que no hay nada comparable a estar allí.

Por muchos miles de estupendos vídeos, blogs y transcripciones que se vean, no hay nada comparable a estar allí. Solo al comprar esas latas de gasolina, pasearme en aquel jeep destartalado y ver el sufrimiento con mis propios ojos pude comprender verdaderamente, y por tanto interpretar con menos errores, lo que estaba pasando en Kosovo. Eso no se puede hacer desde una butaca.

El valor añadido especial del corresponsal del siglo XX era que, en la experiencia de una sola persona, en sus procesos mentales y su sensibilidad, se combinaban los tres elementos: ser testigo, descifrar, interpretar. Si conseguimos preservar eso en el periodismo transformado de nuestros días, quizá logremos tener más y mejores informaciones internacionales.

Fuente: El País

El periodismo busca nuevas fórmulas de negocio

In Exclusivos, Jóvenes Sueños on 14 diciembre, 2010 at 7:44 AM

Hace unas noches y algunas promesas estaba frente en mi pantalla un chat abierto. Del otro lado un periodista, de esos importantes, con firma pesada y credibilidad intacta. Me cuenta sus proyectos, me dice como se frenan por cuestiones económicas y ese es el punto que compartimos, porque mis ideas también han quedado en el umbral de los intentos truncos. “Nadie invierte en periodismo” me desalienta, pero impulsa, “ustedes los jóvenes son los que tienen que pensar un modelo que nos salve”.

La solución para que los medios detengan sus caídas en las ventas vendrá de sus usuarios, es decir, se deberá enfocar en la audiencia. El público tiene que estar integrado en la nueva estrategia, ser parte y elemento funcional. Los medios deben entender que se la deben jugar a favor del público, no de las empresas ni las fuerzas política. El interés comercial no debe traicionar la fidelidad que los medios deben probar primero para con sus seguidores.

Los próximos medios deberán ser abiertos, entender la horizontalidad de la comunicación de estos tiempos e integrar a los consumidores como productores de información y constante relación. La calidad salvará los medios, en tanto la orientación responda al real sentido de informar con responsabilidad, sin “vender” su editorial a postores que no sean el mismo público.

En periodismo ciudadano sostienen que muchos medios -incluso grandes cabeceras- han entendido ya los beneficios o la necesidad de involucrar a su audiencia -la ciudadanía- en el proceso de elaboración de noticias. Y no pocos expertos sostienen ya que el futuro del periodismo no se entiende sin esa participación ciudadana. Conjugando esto con la demanda del párrafo inicial, me parece oportuno citar:

Construir nuevos medios para un futuro que ya es presente es el reto al que se enfrentan los estudiantes de periodismo, que han de olvidar viejos esquemas para imaginar nuevas fórmulas. El dominio de las nuevas tecnologías, la capacidad de innovación y el espíritu emprendedor son hoy tan necesarios para esos estudiantes como la clásica formación que han venido encontrando en sus escuelas.

Esto que parece “sencillo” al leerlo es algo que a muchos periodistas nos está carcomiendo la cabeza. Sin exagerar, es en lo que pienso cada noche y todas las veces que me despierto. ¿Cómo hacer para producir un contenido que se venda, se consuma y sea sustentable? ¿Me tengo que lanzar a intentar revertir la tendencia en el noble papel? ¿Apuesto todo a lo digital? ¿Vale la pena invertir en radio? Son todas preguntas de cada uno de los rincones de nuestra profesión, sin respuestas claras.

En cuanto logre responderlas ustedes se enterarán por este medio, pero por ahora les comento esta iniciativa que ha surgido en Inglaterra desde un grupo de estudiantes de periodismoMyNewsBiz está encaminado a fomentar entre los estudiantes ingleses de periodismo la propia iniciativa y el ánimo innovador, es básicamente un concurso de ideas sobre nuevas fórmulas de negocio dentro de la industria periodística.

No debe pasar mucho tiempo hasta que nos sentemos todos a pensar cuestiones como este proyecto del departamento de Periodismo de la Kingston University. El 1 de abril de 2011 es la fecha límite de recepción de proyectos, la universidad pondrá a disposición materiales online para introducir a los alumnos en las áreas de empresa y negocio. Mas allá de la movida british creo que es hora que jóvenes y aquellos que hoy están en los medios tradicionales nos sentemos a pensar los del futuro, los de la salvación.

Citas: PC

Entrevista de Mario Vargas Llosa a Gabriel García Márquez

In Paladar mostaza on 12 diciembre, 2010 at 1:05 PM

“¿Para qué crees que sirves tú como escritor?”, preguntó Mario Vargas Llosa. “Tengo la impresión de que empecé a ser escritor cuando me di cuenta de que no servía para nada”, contestó Gabriel García Márquez. ”Ahora, no sé si desgraciada o afortunadamente, creo que es una función subversiva ¿verdad? en el sentido de que no conozco ninguna buena literatura que sirva para exaltar valores establecidos…”, agregó.

Así empezó el diálogo sobre “La novela en América Latina”, durante las mañanas primaverales del 5 y 7 de setiembre de 1967 en la Facultad de Arquitectura de la UNI, Perú. Ambos notables novelistas que décadas después serían consagrados con el Premio Nobel de Literatura (Gabo en 1982 y Mario en el 2010), todavía eran amigos. Aquí algunos fragmentos de esa conversación.

Resortes literarios

VLL. ¿Esa inconformidad que expande la literatura en el ámbito social puede ser prevista, calculada por el escritor cuando su libro llegue a sus lectores…?

GM. No. Creo que si eso es previsto, que si es deliberada la fuerza, la función deliberada del libro que se está escribiendo, desde ese momento ya el libro es malo. Pero antes quiero establecer esto: cuando aquí decimos escritor, cuando decimos literatura, nos estamos refiriendo a novelistas y a la novela, porque de otro modo podría prestarse a malas interpretaciones… Creo que el escritor siempre está en conflicto con la sociedad…

VLL.¿Qué otros factores serían los preponderantes, qué elementos determinarían la realidad de la obra literaria?

GM. A mí lo único que me interesa en el momento de escribir una historia es si la idea de esa historia pueda gustar al lector y que yo esté totalmente de acuerdo con esa historia… Precisamente estoy preparando la historia de un dictador imaginario que se supone es latinoamericano y tiene 182 años… Lo que quiero en este caso, es expresar que en la inmensa soledad del poder no hay arquetipo mejor que el del dictador latinoamericano que es el gran monstruo mitológico de nuestra historia.

La soledad

VLL. Una pregunta más personal… porque al hablar de la soledad yo recordaba que es un tema constante en todos tus libros, inclusive el último se llama, precisamente, “Cien años de soledad”, y es curioso, porque tus libros siempre están muy poblados o son muy populosos…

GM. En realidad no conozco a nadie que en cierta medida no se sienta solo. Este es el significado de la soledad que a mí me interesa. Temo que esto sea metafísico y que sea reaccionario y que parezca todo lo contrario de lo que yo soy, de lo que yo quiero ser en realidad, pero creo que el hombre está completamente solo. Creo que es parte esencial de la naturaleza…

VLL. Quisiera que nos hablaras de este elemento que diríamos cultural, ¿qué lecturas influyeron mayormente en ti cuando escribiste tus libros?

GM. Yo conozco mucho a Vargas Llosa y sé dónde está tratando de llevarme. Quiere que le diga que todo esto viene de la novela de caballería. Y en cierto modo tiene razón. Uno de mis libros favoritos que sigo leyendo es el “Amadis de Gaula” y creo que es uno de los grandes libros que se han escrito en la historia de la humanidad, a pesar de que Mario Vargas Llosa cree que es el “Tirante el Blanco”… Toda esta libertad narrativa desapareció con la novela de caballería, en la que se encontraban cosas tan extraordinarias como la que encontramos ahora en América Latina todos los días. Las relaciones entre la realidad de América Latina y la novela de caballerías son tan grandes…

VLL. Tal vez podrías llegar a hablarnos del realismo en la literatura, cuáles son los límites del realismo y, ante un libro como el tuyo, donde ocurren cosas muy reales, muy verosímiles junto a cosas aparentemente irreales, como esa de la muchacha que sube al cielo en cuerpo y alma, o un hombre que promueve treinta y dos guerras, lo derrotan en todas y sale ileso de ellas… ¿Tú crees que eres un escritor realista, o un escritor fantástico o crees que no se puede hacer esta distinción?

GM. No. No. Yo creo que particularmente en “Cien años de soledad”, soy un escritor realista, porque creo que en América Latina todo es posible, todo es real. Creo que tenemos que trabajar en la investigación del lenguaje y de formas técnicas del relato, a fin de que toda fantástica realidad latinoamericana forme parte de nuestros libros… Asumir nuestra realidad, que es una forma de realidad, puede dar algo nuevo a la literatura universal…

La explotación colonial

VLL. Hay un capítulo en donde yo creo que tú has descrito con gran maestría el problema de la explotación colonial de América Latina. A mí me gustaría que lo explicaras de alguna manera.

GM. La historia de Macondo y las bananeras es totalmente real. Lo que pasa es que hay un raro destino en la realidad latinoamericana, inclusive en casos como el de las bananeras que son dolorosos, tan duros, que tienden, de todas maneras, a convertirse en fantasmas. Con la compañía bananera empezó a llegar a ese pueblo gente de todo el mundo y era muy extraño porque en este pueblito de la costa atlántica de Colombia, hubo un momento en el que se hablaba todos los idiomas. La gente no se entendía entre sí; y había tal prosperidad, es decir, lo que entendían por prosperidad, que se quemaban billetes bailando la cumbia… Los trabajadores que reclamaron pagos en dinero y no en bonos y lo que pasó fue que el Ejército rodeó a los trabajadores en la estación y les dieron cinco minutos para retirarse. No se retiró nadie y los masacraron…

Periodismo y literatura

VLL. ¿Por qué no nos cuentas cómo conciliaste la actividad periodística con la actividad literaria, antes de escribir “Cien años de soledad”? ¿Crees que estas actividades paralelas dificultaban el ejercicio de tu vocación…?

GM. Mira, durante mucho tiempo creí que la ayudaban, pero en realidad todo dificulta al escritor, toda actividad secundaria. Yo no estoy de acuerdo con lo que se decía antes: que el escritor tenía que estar en la miseria para ser mejor escritor. Yo creo de veras que el escritor escribe mucho mejor si tiene sus problemas domésticos y económicos resueltos, y que mientras mejor salud tenga y mejor estén sus hijos y mejor esté su mujer, dentro de los niveles modestos en que nos podemos mover los escritores, siempre escribirán mejor. […]

Pero tú y Cortázar y Fuentes y Carpentier y otros, están demostrando, con veinte años de trabajo, de romperse el cuero, como se dice, que los lectores terminan respondiendo. Estamos tratando de demostrar que en la América Latina los escritores podemos vivir de los lectores, que es la única subvención que podemos aceptar.

Fuente: El Comercio

La estrategia de los medios debe basarse en el contenido periodístico mas que en los anabólicos

In Derecho a Replica, Exclusivos, Prosas Propias on 10 diciembre, 2010 at 5:38 PM

Hace un tiempo, dejé mi comentario en una nota sobre el periodismo, los diarios y su caída en las ventas. Estrategias, aciertos y errores, se mezclan en una carrera desesperada que se envuelve en papel, refleja en una pantalla pero sigue siendo una incógnita esquiva para los periodistas. Aunque pensándolo bien, la solución no se les presenta a quienes dirigen los medios porque estoy seguro que los reporteros estarían dispuestos a mejorar la calidad de los medios si se lo permitiesen.

El diario Infonegocios publicó una nota sobre la aceleración en la debacle de los medios tradicionales, representada en la caída de ventas del diario centenario de Córdoba, La Voz del Interior. Parte de la nota decía:

“En diciembre pasado había perdido el 5% de los ejemplares vendidos un año atrás. En mayo, la caída interanual fue del 7,3% y en junio y julio estuvo entre el 10 y el 12%. Para ser claros: los 101.090 ejemplares que La Voz vendió -en promedio- los domingos de junio de 2009 se convirtieron en 90.488 en junio pasado, más del 10% de caída en el principal día de la semana. El promedio semanal (lunes a domingo) está a punto de caer por debajo de otra barrera psicológica: los 50.000 ejemplares.

La preocupación de los directivos de La Voz por la acelerada caída en la venta de ejemplares ya es inocultable: focus group especiales por este tema, anabólicos para los días domingo (algo inédito) y una nueva promoción que pone en juego autos y otros premios”.

Nota completa

En ese momento comenté en la nota, les dejo mi opinión:

“Lástima que entre las estrategias que se están pensando (para recuperar ventas de ejemplares) no aparezca nada referido a los contenidos, las formas y el estilo. Todo pasa por agregar fascículos y hacer sorteos. En vez de intentar convertir al diario en una rifa con noticias deberían preocuparse por los contenidos. Evaluar a los periodistas que dejan ir, preguntarle a los jóvenes por qué no les gusta comprarlo y forzar la caída del consumo de su edición gráfica con nuevas manera de comunicar desde el soporte”.

La nota en sí trajo varios otros comentarios interesantes:

  • Marcos Fissore: “Si realmente el diario en formato papel, como producto, está transitando la etapa de declive, lo mejor es fidelizar, especializarse, lograr calidad informativa y mucho análisis cosa que no veo reflejado en el actual formato”.
  • Mariano Pereyra: “El diario tiende a desaparecer simplemente porque nos encontramos ante un cambio de paradigma basado en la forma que prefiere el usuario informarse y esta a la vista que este a elegido la prontitud, la expontaneidad y la gratuidad que ofrece internet. El diario debera cambiar su obsoleto enfoque de publicador de noticias viejas por el de editorialista de la realidad acompañado por suplementos que se puedan adquirir segun la preferencia del consumidor”.
  • Gustavo Javier Cabanillas: “Creo que la caída se debe a varios factores, no a uno sólo. Personalmente leía distintos diarios por internet los días de semana y compraba hasta hace poco La Voz los domingos. Esto último he dejado de hacerlo dado la baja calidad periodística de los artículos y de los análisis de los temas. Respecto a La Voz Digital, no me he acostumbrado a leerlo. Inicialmente era deseperante la espera de carga de la página. Eso hizo que me acostumbrara a leer otros diarios que apostaron a una mayor tecnología de un principio lo que a su vez me permitió apreciar la pobreza periodística de La Voz . Para colmo, no publicaban nada del maestro Salzano los Domingos.”

Todos los comentarios

Para finalizar esta reflexión compartida, desde donde se pueden extraer muchos puntos para iniciar otras semejantes discusiones, me pareció pertinente buscar unas palabras de Roberto Guareschi sobre el tema. El ex director de redacción de Clarín (1990 a 2003) escribió Periodismo se necesita, donde repasa las estrategias de marketing que los diarios argentinos han utilizado para conseguir suscripciones.

“Fascículos y opcionales no son contenidos periodísticos pero entran en el laxo mundo de lo cultural. Los clubes de beneficios, no. Aumentan la circulación, refuerzan la fidelidad y les dan a los diarios un conocimiento de sus lectores que en el futuro podrán emplear no sólo para cuestiones comerciales. Pero ahora lo comercial y el marketing ocupan un lugar más importante y visible en la relación con el lector y en la imagen de los diarios (ver las numerosas páginas de publicidad que dedican a sus clubes)”.

Guareschi nos recuerda que este recurso comercial, sólo será una ayuda verdadera si con esa estrategia los diarios no dañan su identidad periodística. En esta línea de análisis, los mejores diarios del mundo pierden ejemplares pese a su excelencia y las causas de la caída son múltiples, pero el periodismo es su fortaleza esencial y desde allí debiese salir su primer arma para combatir la debacle.

El contenido es la salvación, solo con calidad llega la publicidad y esto depende de la inversión. Innovación solo llega con creatividad, y los jóvenes son motor de esa rueda que debería empezar a girar, orientada por aquellos que ya han recorrido el camino de los medios. Las nuevas tecnologías pueden ser mas útiles que tan solo entregar premios. ¿Queremos que solamente nos compren o que además nos lean?

Periodista pasante en crisis

In Malas Viejas on 3 diciembre, 2010 at 2:28 PM

El periodismo es una profesión de riesgo. El mayor de ellos es el de morirse de hambre. Suele el común general idealizar al periodista como una especie de Superman quijotesco de las libertades, siempre dispuesto a desfacer entuertos, defender al menesteroso frente al potentado, y sacar brillo a la verdad con las teclas de su portátil. Y desconoce que la principal preocupación del periodista moderno es llegar a fin de mes.

Dice Enric González, el mejor columnista de la prensa española, que la creciente precariedad del periodista no es ni más ni menos grave que la de cualquier otro oficio, dígase albañil o corredor de seguros, con la diferencia que solo el informador tiene al alcance papel de prensa u ondas hercianas para contarlo.

No seré yo quien le lleve la contraria al gran Enric. Tan solo haré la salvedad de que el reportero, por razón de su profesión, se codea cotidianamente con jerarcas, sean políticos, jueces o directivos de empresas. ¿Cómo no le va a temblar el pulso al humilde tribulete que lleva una dieta rica en chóped y es incondicional del Lidl y del Ikea al preguntar por sus chanchullos al cacique político de turno o al ejecutivo millonario que le convoca en el Ritz y le agasaja con percebes de Roncudo?

Claro que la crisis golpea por igual a los de abajo, pero el operario de la cadena de montaje no come con el dueño de la General Motors (ahora creo que es Obama) que le cierra la planta. Sufre con los suyos la desgracia y tiene a salvo su identidad de clase.

La dicotomía de saberse generalmente miserable en lo personal mientras a cada rato charla o almuerza con la élite que gobierna el mundo le crea al periodista una zozobra existencial. Ser un pobre diablo y tener la necesidad deontológica de sentirse influyente conduce a una paradoja sobre el poder casi tan irresoluble como a la que llegaron los escolásticos al plantearse la omnipotencia de Dios. Se dijeron que ya que Dios lo podía todo, podría crear una piedra tan grande que ni Él mismo pudiera levantar. Ahora bien, al no poder alzarla dejaría de ser omnipotente.

La justificación del periodismo es ser un contrapoder frente a los que tienen realmente el poder. Pero ¿cómo hacerlo estando en la base de la jerarquía social y laboral, despreciado cuando no vapuleado por la opinión pública por la que se quiere velar?

Con todo, el mileurismo no es la principal singularidad del periodismo moderno. La sustancial es que la mercancía con la que trabaja, la noticia, ha dejado de tener valor y está al alcance de todos. Le llaman periodismo ciudadano. Y consiste en que cualquier hijo de vecino con un móvil con cámara de más de tres megapíxeles puede convertirse en reportero estrella. Graba el vídeo o la foto y lo sube a YouTube. Si encima lotwittea puede aspirar al Pulitzer. De esta forma, se ponen a la misma altura las matanzas de la revuelta iraní y los vídeos de primera de la despedida de soltero del cuñado.

Antes el periodista era celoso de su primicia, su razón de ser. Tal era la ansiedad por alcanzarla que cuando no existía, se la inventaba. El británico Evelyn Waugh escribió en 1938 ¡Noticia bomba!, una deliciosa novela en la que un grupo de periodistas, tan borrachines como escépticos, son enviados a cubrir un conflicto en un país africano y, como allí no pasa nada, se dedican a inventarse noticias sobre una presunta revolución, rivalizando en disparates para ganarse el favor de lectores y editores.

Waugh no podría ya escribir su novela. Primero porque la CNN se haría con la exclusiva. Pero sobre todo porque las grandes noticias ya no se las inventan los periodistas, sino los gobernantes. Que se lo digan si no al trío Bush, Blair y Aznar con aquellas terroríficas armas químicas de destrucción masiva que resultaron ser polvitos de Ariel con Actilift y provocaron la invasión de Irak. Y no digamos de la crisis que nunca existió para Zapatero. O las que están ahora tan de moda: lo peor de la recesión ha pasado ya y los bancos gozan de buena salud.

Menos mal que la profesión es cada vez más saludable. Ya no hay una botella de whisky escondida en el cajón y mucho menos esos purazos de humo pestilente que se fumaban nuestros predecesores para celebrar una buena exclusiva. El nuevo periodista está abonado a la manzana (Apple, en inglés) y al Aquarius. De hecho, yo les llamoperiodistas Aquarius. Son amables con el poder, sus preguntas nunca incomodan y sus crónicas suelen tener la misma fuerza que la bebida isotónica. A veces hasta aplauden al final de las intervenciones.

Hay un escalón por debajo. El del periodista figurante, ese que va a las ruedas de prensa donde no se admiten preguntas. Viéndoles ahí, rodeando el atril desde donde suelta su perorata el político, me recuerdan a esos muñeco-tes de latón que les ponen a los futbolistas en los entrenamientos para ensayar las faltas. ¿Se imaginan que a los abogados se les prohibiera hablar en el juicio en defensa de sus clientes?

Los métodos de trabajo también han cambiado. Decía mi primer redactor jefe que el periodista siempre tiene que tener las dos manos ocupadas. La una en el teléfono, y la otra con el boli (él tenía siempre las suyas en el whisky y en el puro). Al reportero moderno ya solo le hace falta una mano: con la que maneja el ratón o twittea con el móvil. Las primicias no se las aportan las fuentes sino Google (aunque etimológicamente eso sea imposible, puesto que si ya están ahí, son primicias de otros) y las crónicas no se escriben, se twittean. Y es que ya no se buscan lectores sino seguidores.

Ese periodismo epiléptico de corta y pega en 140 caracteres me remite a la reciente declaración de principios de Calamaro acerca de Twitter (la encontrarán aquí). Ahora bien, a diferencia del cantante, que presume de llevar codeándose décadas con la élite del rock, yo no soy más que un periodista del montón y un paseante. Así que me voy con mi crisis a otra parte.

Fuente: El País

El periodismo multimedia es una apuesta al futuro

In Derecho a Replica on 1 diciembre, 2010 at 9:16 AM

Desde hace varios post venimos intentando clarificar el camino, internamente, para donde marchará el periodismo. Sin querer colocarle apellidos excluyentes o rebuscados, hay ciertos parámetros que este durante 2010 hemos podido definir. Conocemos los cambios que ha habido en la audiencia, la velocidad en la que pretende la información, la inclusión de nuevos dispositivos donde nos ‘leen’ y hasta logramos reconocer novedosos lenguajes a la hora de producir, transmitir y distribuir nuestros contenidos.

Pensando en lo que viene, el giro obligado indica tomar la calle de lo multimedia, donde el periodista debe hacer converger los lenguajes y agudizar las ideas para aportar de maneras innovadoras aquellos contenidos que de otra forma no serían mas que una columna estática y silenciosa. Fotos, texto, audio, videos y hasta gráficos son los condimentos para la receta del periodismo que viene.

El periodismo multimedia es una apuesta al futuro que responde a la necesidad de los lectores, oyentes, televidentes y usuarios por recibir información de distintos medios y de distintas formas. En Internet crece la demanda de contenidos audiovisuales. El número de internautas aumenta cada día, así como el consumo de videos y audios on line.

El periodismo multimedia ha llegado para quedarse. No se trata de una moda pasajera, sino de una nueva manera de trabajar, donde los géneros han perdido sus fronteras para crear un único centro de distribución como consecuencia de las nuevas tecnologías, Internet y de la convergencia de medios.

Estos párrafos de Ernesto Martinchuk apuntan justo hacia donde quisiera ir. Ya que considero que Internet y las redes sociales son de las mayores revoluciones que hemos vivido todos los comunicadores y así el escenario a cambiado para contar historias, venderlas y hasta generarlas o producirlas. Los comunicadores del siglo XXI no podrán estar alejados de los avances tecnológicos y sus impactos en la semántica, la lógica y distribución de los medios.

La forma de trabajar del periodista está cambiando. Los medios digitalizan procesos, flujos de trabajo, y los sistemas de publicación se sustituyen por los gestores de contenidos que separan la información del formato en que se presenta. Se puede acceder a ellos a través de Internet y, por lo tanto, desde cualquier parte del mundo.

Con los elementos que caben en una mochila cualquier persona podría convertirse en corresponsal y transmitir las distintas posiciones que hacen a un conflicto para que cada lector saque sus propias conclusiones. El secreto es apoyarse en las nuevas tecnologías para saber contar historias audiovisuales que hagan sentir a quien las vea que está en el lugar de los acontecimientos.

Ya lo anunciaba el profesor Bill Gentile al convocar a jóvenes en torno al periodismo mochila donde para él residía un gran potencial visual:

Nos encontramos ahora en una extraordinaria coyuntura en la historia de la humanidad, la tecnología y las comunicaciones. Incluso mas importante que cuando Gutenberg invento la imprenta. Los avances en las cámaras digitales y el Internet nos ofrecen oportunidades sin precedentes. Ciudadanos comunes del mundo ejercen ahora un extraordinario poder.

Ejercemos el poder de la comunicación instantánea y globalizada y un lenguaje, el lenguaje visual, el cual sobrepasa ambos, el escrito y la palabra hablada. Este lenguaje visual no tiene fronteras. No necesita traducción. No esta sujeto al apoyo de las corporaciones. Es una de las herramientas mas poderosas de nuestro tiempo.

Experimentados y novatos deberán coincidir y hacer converger sus conocimientos en las distintas redacciones. Nunca renunciar a la sed de encontrar historias y caminar investigando pero también encontrar en la quietud de la administración de contenidos, la intensidad. Ambos perfiles periodísticos son hoy mas que nunca muy necesarios.

La reducción de los presupuestos en las redacciones y corresponsalías está modificando los hábitos de trabajo de los periodistas. Hoy las redacciones se encuentran integradas y este cambio tecnológico brinda a los periodistas nuevas posibilidades de expresión.

Los retos de la información deben convertir a la sociedad civil también en protagonista del proceso informativo, para estimular el mestizaje y preservar la diversidad de las culturas. La información no debe ser un arma contra los pueblos, sino una proyección de sus necesidades. Todos tenemos derecho a ser escuchados.

+ Gentile y el “periodismo mochila”

> Leer Hoy soñé esta carta a un periodista

Fotos: interactivauft – blog.educastur.es