maximo tell

Posts Tagged ‘social media’

Ojalá @SMDayCBA contagie prosumidores y no se enfoque en captar clientes

In Cobertura iPhone on 25 octubre, 2013 at 3:11 PM

Hacen falta eventos de difusión sobre la comunicación digital para contagiar a más comunicadores en la materia e interesar a las marcas. Me parece que @SMDayCBA reúne los elementos suficientes para lograrlo: la capacidad de convocatoria de la UE Siglo 21 con el estilo y el contacto empresarial que puede dar la curaduría de la dupla Mazalán – Arocena. De igual forma sobraron casos lejanos y sorprendieron gratamente los casos locales. La clave es querer compartir y entender las lógicas digitales para fomentar el surgimiento de acciones innovadoras.

El evento me pareció compacto aunque cansador, con baches de contenido evitables y detalles técnicos que perjudican a la atención de la audiencia. Los workshops fueron la mejor instancia de intercambio profesional y las gratas sorpresas provinieron del ámbito local. Creo que Córdoba tiene suficientes emprendedores o empresas de peso como para compartir experiencia en la materia. Las exposiciones de Google, Andrés Repetto y el Hangout con extranjeros me parece que no aportaron ningún valor al evento, más allá de su necesidad protocolar o empresarial para la marca #SMDayCBA.

Las empresas que hagan el esfuerzo económico para participar del evento deberían ser ayudadas a conectar con el público, por ejemplo las charlas de emprendimientos como SocialTools o TopicFlower fueron ampliamente superadoras a la de Glooday. Fueron compactas, concretas, resaltando la utilidad real del producto y aprovechando el momento para que el usuario indague en su producto a la salida. Allí hay que trabajar a la par de las marcas que invierten en el evento para que no desperdicien la oportunidad y encima hagan que el público se lleve un mal recuerdo de su aparición.

El caso de Tarjeta Naranja fue lo mejor del ámbito empresarial local, pero no por su peso empresarial en sí sino por la predisposición a compartir el detrás de escena del trabajo que realizan a diario. Contar sus herramientas, mostrar números de rendimientos y estar preparados para ofrecer toda su información es lo que siempre se solicita y pocas empresas se animan a dar. Lo mismo rescato de la honestidad y transparencia conceptual con la que se compartió el caso de Cosquin Rock, que con el sello y estilo de En Vivo generó una plataforma de enorme potencial.

Creo que al buen aporte que hicieron Saia y Rojas de Edelman les faltó un contrapeso. El caso de Agencia aporta una macro visión de la gestión de comunidades pero es poco útil para cierta parte del público que seguramente empezará su trabajo digital aplicando en PyMES, organizaciones sociales o empresas que distan mucho en sus estructuras de aquellas que trabajan con agencias de Buenos Aires.

@Moni_Bega cuenta sobre el #EscenarioVirtual de Cosquin Rock (Ph: Jessica Martorell)

@Moni_Bega cuenta sobre el #EscenarioVirtual de Cosquin Rock (Ph: Jessica Martorell)

Del mismo modo en el panel de Periodistas faltaba un emprendimiento como el de Redacción 351 que tiene una concepción muy distinta a la de los grandes medios expuestos. Creo que en estos casos como en lo mencionado anteriormente se corre el riesgo de que el público absorba una sola forma de ver las cosas o de generaciones que no son totalmente representativas para el público.

En general hubo poco espacio para preguntas o al menos se podría haber propuesto más interactivo, que se permitan conversaciones de los oradores con el público, interrupciones. La UE Siglo 21 ha organizado eventos con esta dinámica y creo que el espíritu del Social Media se corresponde más con ese tipo de exposición de conocimiento.

Lo más positivo fue percibir aperturas de ciertas empresas, ver público interesado, ver a un periodista como Juan Turello haciendo #periodismo para llevar una crónica a su Blog (algo que hace dos años era impensado seguramente por él mismo o sus colegas generacionales, acá la nota en su Blog aunque no comparto el banner de Monsanto), o comunicadores de una Radio haciendo Videos para la web. Esa es la real penetración de la lógica del Social media. El público que tuitea frase se renueva, los referentes pueden cambiar pero lo importante será que con el pasar de los años cada vez allá menos eruditos queriendo dar frases para el aplauso o glorificarse en un tweet y más gente dispuesta a encauzar la potencia de internet en acciones innovadoras.

Lo más..

Sin dudas @Foier tuvo una participación en el evento que demuestra que el cartel nunca supera a lo que se hace abajo del escenario. El especialista viajó por cuatro días, dio un workshop sumamente interesante y no esquivó charla o intercambio con todo aquel que se le acercó. Lentes y pantalones no aptos para tímidos, fue el único de los expositores que estuvo escuchando a todos los oradores. Se repite eso de que te invitan ser parte de un evento pero sólo son parte de los 30m que los incluyen, una lástima. Sigan a @Foier que puedo decir ahora que tampoco defrauda en el offline.

Lo menos..

El espacio entre los asientos del de ese Auditorio de La Siglo 21. Semejantes arquitectos han pasado por esta casa de estudio y ninguno se dio cuenta que si se sienta una persona sólo quedan dos milímetros para que pase otra?. Es una trampa en charlas malas o para salir por algo. Reconozco que siempre crítico algo de la Universidad y siempre mejora, pero el wifi puede seguir mejorando. Tip: cierren trato con @MeteolicAr así cargamos los celulares con energía solar en los break.

La expectativa..

Que el grupo organizador supere la visión de los eventos que se casan con Sponsors determinados. Que confíen en que el interés y apoyo del público es lo que hace al evento y no el precio que le pongan las empresas a su validación.

Anuncios

Comunicación vs Marketing

In B. Rivas, Paladar mostaza on 30 noviembre, 2010 at 8:22 PM

Por Alvaro Bohórquez Rivas

Desde España

Tengo que empezar este post recordando que la publicidad y el marketing son formas de comunicar, por lo tanto son comunicación, pero ambas persiguen fines distintos y es lo que quiero expresar en este post. Permitidme pues la licencia de llamar comunicación a todo afán de informar. Y creo que ahí radica la diferencia fundamental entre la comunicación y el marketing, el afán que tienen unos por informar y otros por vender, que no digo que sea malo, solo distinto.

Si vemos la definición que da el Diccionario de la Real Academia de la Lengua a la palabra ‘marketing‘, que nos redirige al término castellano mercadotecnia, dice así: “Conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda”. Y en su segunda acepción revela que se trata del “estudio de los procedimientos y recursos tendentes a este fin”, se entiende por este fin el aumento del comercio citada en la anterior definición.

Y esto viene por un post de Álvaro Paricio (@alvaroprb en Twitter) de su blog Save the Geek en el que comenta que debido a su trabajo como ‘community manager’ en una empresa ha decidido apuntarse a un curso de postgrado de ‘Marketing Digital y community management‘. Algo que creo totalmente equivocado, pues veo que la función del embajador de marca no es tanto vender, si no comunicar, crear una opinión favorable del producto o la compañía y actuar, en su medio, en caso de crisis interna.

Es decir, la labor del community manager viene a ser la del periodista del gabinete de comunicación, pero con la pelea en otra parte, en este caso es en Internet. Mucho se habla y se teoriza acerca de la figura del Social Media Manager y mi versión de la historia es que se trata de un comunicador, no de un vendedor.

Dentro de las empresas este tipo de debates suelen ser bastante frecuentes, más que nada porque los departamentos de comunicación o, mal llamados prensa, son dirigidos por especialistas en marketing que tratan de aplicar las técnicas que mejor conocen a la hora de comunicar, lo que acaban pareciendo que venden cuando realmente deberían de informar de cualquier cosa dentro de la propia organización.

Lucía Martínez Odriozola (@momodice en Twitter) me dijo al respecto de los publireportajes que “los periodistas no hacemos publicidad” y tiene toda la razón. Es más para demostrar esta separación el artículo de Carlos Salas publicado el 2 de noviembre de 2008 en ‘El Mundo‘ (al que no puedo acceder por no utilizar la plataforma Orbyt) es muy gráfico.

Dicho artículo se titula “Técnicas para seducir a un periodista” e ilustra en diez sencillas lecciones lo que se debe de hacer en los departamentos de comunicación para conseguir que los periodistas publiquen una nota de prensa. Imprescindible.

Así pues mi teoría radica en la diferenciación entre la comunicación informativa y la comunicación publicitaria o con afán de venta y estas nuevas profesiones que surgen a raiz del boom de las redes sociales pertenecen a esta primera rama, la creadora de contenido, rigurosa, informativa, documentada, la que se fundamenta en los propios principios periodísticos, por eso no veo que haya que colocar a cualquiera al mando y menos a alguien con unos conocimientos más enfocados a la venta que a la comunicación.

No creo que llegue a existir la carrera de ‘Social Media Manager‘, sí cursos o talleres, y en estos últimos es dónde se debería de discernir entre estas dos disciplinas, emparentadas, pero que no son lo mismo, como tampoco lo es Corea del Norte y Corea del Sur, parecidas, pero no iguales. ¿Tú como ves esta profesión en auge, comunicación o venta?

Este autor es Columnista permanente de este Blog

La RSE 3.0: Redes sociales y la ISO 26.000

In Paladar mostaza on 18 noviembre, 2010 at 7:56 AM

Por Luis A. Ulla

 

Director Ejecutivo IARSE

Usted que comienza a leer esta nota podrá decir: “¡Cómo, si no acabamos de entender la RSE 2.0, ya estamos hablando de la 3.0!”. Y la verdad, es que comparto con usted la admiración.

Y es que se han generado y consolidado algunos procesos, y se han producido una serie de hechos, que darán un fuerte impulso y cambio al escenario de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE). De todos estos factores, considero que resulta imprescindible destacar como muy importantes al menos dos: la consolidación de las redes sociales como modelo de comunicación masiva, y la reciente aprobación-por inusitada mayoría- de la ISO 26.000 de RSE a escala global.

El fenómeno de las redes sociales se ha impuesto en muy poco tiempo como una forma tremendamente ágil –casi instantánea- de comunicar bajo determinadas condiciones: pensamientos o frases breves, que obligan a “ir al grano” con lo que se quiere decir, formas muy fluidas y dinámicas de aportar comentarios y puntos de vista.

Esto supone que todo lo que se haga bien –y como siempre y especialmente- todo lo que se haga mal se difundirá más rápido, de una manera más sinóptica y directa. Lo sinóptico de estas formas de comunicación tiene al menos dos facetas: la positiva, hace más fácil tener información sobre más sucesos; lo negativo, esa información es breve, sin posibilidad de detalles. Sabremos menos detalles de más cosas… o algo así.

La otra característica de las nuevas redes, es que involucran a un número creciente de personas; lo que dentro de nuestro rubro, se podría traducir en: cada vez más, todos los públicos de interés tienen más participación activa en el hecho comunicacional de las empresas.

Entonces aparece el nuevo desafío para los comunicadores profesionales (todos los demás comunicamos, lo sepamos o no) y en particular para los del sector de la empresa: ser cada vez más claros, cada vez más concretos, cada vez más específicos y cada vez más creíbles en la comunicación de la múltiple creación de valor para todos los públicos de interés.

Por lo tanto, por un lado comunicar poco o guardar silencio, puede llegar a ser tan arriesgado como no decir la verdad; y es esperable –como ya sucede- que sobre cada comunicación efectuada, el “feedback” de los miembros de la red no se hará esperar. Una vez más, crisis y oportunidad pueden sintetizar esta nueva realidad para la RSE, y esta vez viene por la cuarta puerta “C”: la Comunicación.

El otro hecho que marca un cambio de etapa es la aprobación mayoritaria a escala planetaria de la ISO 26000, la primera norma global de RSE. Con esta nueva normativa que fue presentada durante este mes en varios países, podríamos decir quese abre una etapa de mayor “objetividad” sobre lo que es y lo que no es RSE.

Tras un laborioso trabajo de una gran cantidad de comités locales integrados por los principales públicos de interés en casi todo el planeta, se ha logrado definir en detalle y de manera invariable, qué significa ser social y ambientalmente responsable. Esto permite que en cualquier idioma, en cualquier cultura, y en cualquier sitio del mundo, el significado de las palabras necesarias para hablar de RSE -a partir de la ISO 26000- sea el mismo.

Frente a este nuevo fenómeno, las empresas de todos los orígenes, rubros y tamaños, disponen de una fenomenal oportunidad de colocar la RSE en sus sistemas integrales de gestión. La objetividad de una norma ISO permite una estandarización conceptual que facilita la comunicación interna -necesaria para su correcta aplicación- y es una excelente facilitadora de la comunicación externa de los resultados que para la empresa, las personas, la sociedad y el planeta, se generan a partir de una correcta aplicación de la RSE.

Mientras vamos comprendiendo estos nuevos escenarios, y durante el tiempo en que vamos aprendiendo sobre estas nuevas herramientas de gestión, los Indicadores IARSE- ETHOS- PLARSE de RSE cobran renovada validez; ya que se transforman en formas simples de auto diagnóstico y planificación de todo lo que podemos hacer para avanzar en disponer de las indiscutibles ventajas competitivas de tener la RSE y la mirada de sustentabilidad puesta en la dirección estratégica del negocio.

Por lo tanto, lo que podríamos llamar la fase 3.0 de la RSE ya está aquí. Creemos que no quedan espacios para detenerse a discutir la validez de los hechos. Es más bien una fantástica oportunidad de mejorar, utilizando todo lo que ahora tenemos a mano; que -como nunca- es una enorme oportunidad.

+

Según el sitio RSE Online las claves al estar en los Social Media serían:

  1. Ser, no parecer. La RSE lleva implícita la transparencia como valor. Y la Web 2.0 lo que nos permite es darle cuerpo a esa idea, haciéndola realidad. La figura del Community Manager es fundamental para llevar adelante una conversación fluida con los distintos grupos.
  2. Entender de qué se trata. “Estar en la Web 2.0 no implica ser 2.0″. Ser 2.0 es una actitud, que predispone a escuchar, conversar, nutrirse, aprender y compartir. No se trata de volver a la empresa en un actor digital o poner el Reporte de RSE a disposición a través de un sitio web que no es compatible con versiones móviles. Hay que primero comprender y estudiar el terreno que vamos a transitar o hacerlo de la mano de aliados con experiencia.
  3. Comunicar todo, pero no sólo lo nuestro. Autopromocionarse es genial, y la Web 2.0 parece estar para eso, pero no debemos contar sólo lo que nosotros logramos, también hay margen para mostrar cosas que otros hacen y que nos gustaría implementar. O acciones de otros países que pueden servir de disparador para implementarlas a nivel local. La Comunidad que nos sigue puede sumar su opinión y convertirse en un valioso focus group para alguna de nuestras iniciativas.
  4. La Comunidad crece a su ritmo. Si el blog no recibe comentarios, o los Fans en Facebook no crecen a ritmo desorbitante no es para preocuparse. En la RSE esto lleva tiempo, y la Comunidad lee y absorbe más que opina y participa. La mejor estrategia de Social Media, es que las Comunidades Online crezcan solas, a través de un mejor posicionamiento o de propias recomendaciones entre usuarios. Serán comunidades más fieles y con real interés en lo que tengamos para contarles. Cualquiera puede sumar 1000 contactos en Twitter en unas horas, pero no cualquiera puede conversar e influir efectivamente sobre ellos de la noche a la mañana.
  5. No limitarse al tema. La RSE es un nicho (de negocio, conocimiento, conversación, etc). Pero eso no quiere decir que al desembarcar en la Redes sólo debamos seguir a los ya involucrados en la RSE. Hay que aprovechar la transversalidad y formar redes con profesionales y organizaciones de distintas áreas, que nutriran enormemente lo que podamos luego compartir con la Comunidad específica.

> RSE 2.0: cómo generar valor a través de las Redes Sociales (Slide)