maximo tell

Posts Tagged ‘sueños’

Nuestro trabajo debe ser soñar con pasión

In Jóvenes Sueños, Prosas Propias on 19 enero, 2012 at 10:10 AM

Obra de Jose Bahamonde

Hace tiempo que sueño. Desde un tiempo a esta parte pienso bastante. Y no hace tanto emprendo. El punto está en que pensando un sueño he logrado emprender y mi emprendimiento es en sí un sueño que busca ser pensado por varios. Sueño con eso, pienso un sueño, emprendo un sueño. Sueño un sueño.

Hace algunos meses les decía a algunos periodistas (mi profesión y oficio) que se animen. Básicamente Soñé una carta a un periodista.

Soñé periodistas con menos egos, con ambiciones sanas que sean dirigidos por el oficio y la noción de servicio social que el periodismo debe recuperar.

Que el editor del medio no sea el interés económico y que la publicidad sea una transferencia efectiva de un contenido y no una mercancía vacía sin sabor ni utilidad para el lector.

Que busquen menos primicias y sepan investigar mejor, para lograr anticipación y no portadas oportunistas posteriores a los hechos que aquejan a nuestra sociedad.

Y entonces llegaron las noches. Las vueltas en la cama y el pensamiento constante. hay que hacer algo. Un Sueño fusilado vive, tantas veces lo habrán matado pero por suerte el sistema me mató tan mal. Cuando publiqué esta nota (leer) no pensé que hubiese tantos insomnios parecidos.

Solo fue un llamado a recuperarnos, a animarnos a soñar. Quizás si nos decimos que es posible lo logremos. Entonces mirándome en el mapa, donde nos criamos hablando de crisis y sin saber cuando no es tal; pateando tardes y fumando noches; con un General que todavía gobierna y un Comandante que nunca logró cuartel; hoy la decisión es nuestra.

El pasado ya pasó, el futuro no existe, cual es la diferencia que quieres crear hoy.

Mediante un amigo emprendedor llegué al video que les comparto al final. Y junto con cada vez mas espíritus que se animan vamos a intentarlo. Trabajar y vivir de nuestra pasión, bajo un nuevo paradigma, por un nuevo mundo. El nuestro.

Solo quisiera que alguien crea que es posible ¿Vos crees que sea posible?

Anuncios

Solo quisiera que alguien crea que es posible

In Exclusivos, Prosas Propias on 29 diciembre, 2011 at 11:36 AM

Obra de Jose Bahamonde

Solo quisiera que alguien crea que es posible
¿Vos crees que sea posible?

Otra noche que me voy pensando en lo mismo. Estoy harto de vivir para pagarla ¿Cuando empezaremos a vivir para vivirla?

A veces veo a mi alrededor y solo veo caras grises que se gritan entre blancos y negros, mutilando los matices, quemando la profundidad del pensamiento. Están o estamos aturdidos. Vivimos pretendiendo ser felices con una vida a medida, como diseñada por nuestros jefes e inducida por nuestros padres.

Las presiones tacitas de una sociedad que te pretende casado apenas consigas un titulo universitario, que te permita trabajar y comprar una casa. Sacrificio diario para una vida mediocre. ¿Cual es el costo de una vida “cómoda“?

Nos pasamos la vida trabajando para llegar a fin de mes, tener oxígenos hipotecando el tiempo en cuotas fijas sin interés y conformes con poder hacer unos kilómetros durante las vacaciones, por cada vez menos días. ¿Que significa ser exitoso o ser feliz? Trabajar 8 horas (o hasta 12) y no tener la seguridad de que el mes que viene conservaremos el puesto, o no tener la certeza de que estemos siendo felices.

¿Por qué te gustaría despertar cada día? ¿Para qué? Espero tu elección sea algo que valga la pena. Ojalá cada noche no reniegues del costo de la vida y el poco interés de la vida en vos. A los 60 años no me gustaría darme cuenta que le entregué la vida a un trabajo que me alejó de la familia, me enfrentó al amor, me separó de mis hijos, me hizo perder amistades, tiempo, valores o lo que fuere.

¿Valió la pena tu vida? Si tenes entre 45 y 70 te pido me convenzas de que vale la pena entregarse al sistema de trabajar en un escritorio lo que el explotador de turno disponga. Si tenes entre 18 y 30 años te pido me ayudes a encontrar la grieta por donde colarnos a la felicidad.

Solo quisiera que alguien me diga que es posible vivir de lo que amamos, haciéndolo de manera autónoma, bien valorada, dignamente, con un ocio creativo como estandarte. ¿Cómo se hace para eliminar las presiones y pretensiones que se depositan en cada uno de nosotros los jóvenes?

Esperan que nosotros solucionemos el lugar que ustedes se encargaron de destruir estos años. Y encima pretenden que lo hagamos con sus reglas de juego, a su ritmo y con sus ya probadas y fallidas recetas. ¿Dónde quedó resignada la espontaneidad, la ilusión, las utopias, los sueños y los pensamientos? Bienvenida la anarquía de los sueños.

Vivir.. Solo quiero vivir.. y no a cualquier precios, sino al que sea justo para nuestra felicidad. Vivir.
¿Vos crees que sea posible?

Soñadora

In Jóvenes Sueños on 11 junio, 2011 at 11:42 AM

Candela Romero, contó en este espacio la experiencia de escribir Cuadernos de jóvenes suicidas (Ver Nota), además tuve la suerte de que me regale esa serie de textos que, la talentosa riojana de 19 años, escribió. El primero fue Textual (Ver) y ahora pueden leer aquí otros bellos párrafos.

En este mundo soy una pseudo mujer que todavía no entendió como vivir. En el mundo de los sueños, soy una anciana que pasó por todas las situaciones de la vida.

En este mundo, soy quién no se permite llorar para que nadie sienta pena por mí. En el mundo de los sueños, soy quien cree que las lágrimas son la lluvia más bella en donde se va cada uno de nosotros.

En este mundo soy quién siente el sol de lejos, lo veo lejano. En el mundo de los sueños, lo toco, y siento la incomparable sensación del calor después de una mañana fría sin abrigo.

En este mundo vivo atada a un reloj que no me deja en paz. En el mundo de los sueños, lo pisoteo y me río de poder burlarme de él sin miedo a que me aplaste y me preocupe.

En este mundo sin querer hiero a mi vieja, la acribillo a preguntas. En el mundo de los sueños sé que no podría ni siquiera soportar su falta.

En este mundo me digo y describo enamorada de un hombre que no sabe mi existencia, o así lo aparenta. En el mundo de los sueños tengo una vida vivida a su lado y me siento una cajita en donde guarda sus secretos más sencillos.

En este mundo cuando el desapareció, lo sentí idiota por no valorar lo que realmente era. En el mundo de los sueños lloré y me pregunté: ¿Qué me faltó? ¿Fui muy poco para él?

En este mundo soy un libro en silencio. En el mundo de los sueños, soy una enciclopedia de 400 hojas.

En este mundo me creo sabionda teniendo en claro que es el amor. En el mundo de los sueños solo se pronunciar la palabra.

En este mundo mi documento es verde, con foto de una gordita con cara de sueño, mi número 36437303, vivo en La Rioja. En el mundo de los sueños mi documento es violeta con detalles en naranja, la de la foto es una diva sexy que derrocha belleza, mi número es 20milsueñños401, vivo en SueñoPuro, en la calle Voladora al 500.

Me declaro soñadorapara siempre.

Hoy soñé esta carta a un periodista

In Prosas Propias on 16 octubre, 2010 at 6:18 PM

¿Cuántos periodistas se animarían a dejar esas empresas donde les hacen mentir u obligan a escribir contra sus ideales?

Soñé periodistas con menos egos, con ambiciones sanas que sean dirigidos por el oficio y la noción de servicio social que el periodismo debe recuperar.

Que el editor del medio no sea el interés económico y que la publicidad sea una transferencia efectiva de un contenido y no una mercancía vacía sin sabor ni utilidad para el lector.

Que busquen menos primicias y sepan investigar mejor, para lograr anticipación y no portadas oportunistas posteriores a los hechos que aquejan a nuestra sociedad.

¿Se puede soñar con una redacción convergente entre generaciones que se estimulen mutuamente sobre contenidos y herramientas entrelazadas funcionalmente?

Soñé que sumábamos voluntades de todas las partes del país y el mundo, solo en pos de informar siendo de utilidad para la gente.

Que la voluntad entrevistadora se pueda lucir en la calle y que aquellos que manejen las herramientas de difusión sepan mostrar ese trabajo por todos los canales posibles.

¿Podremos convivir con un fin común? Vos que trabajas en ese medio que paga pero oprime las ideas disidentes de la empresa.. ¿te saldrías de la empresa para dejar de alimentar al sistema?

¿Acaso no soñaban ustedes cambiar al periodismo? ¿No querían darle libertad? ¿No pensaban investigar, traducir sentimientos y contagiar a quienes los iban a consumir de esa pasión?

¿Dónde te olvidaste que era posible? ¿Cuando te resignaste a ser un fusible útil de esa empresa que tan solo trafica influencias buscando poder de negociación con grupos políticos y económicos?

¿Vale la pena ver pasar la vida enriqueciendo a ese puñado de editores que cobran la suma de los sueldos que tienes al lado, incluido el tuyo?

¿Te gusta renegar y sonar “progresista”  por canales alternativos, para que después la tijera ideológica exprima tus letras hasta quitarle toda tinta útil?

Soñé que los periodistas no necesitaban de gestión empresaria maquiavélica para ser rentables.

Soñé que todos aquellos periodistas incómodos en sus espíritus renunciaban a las empresas mercenarias, para fundar la gran cooperativa que debería ser el periodismo horizontal.

Yo no te conozco periodista y me es imposible juzgarte con mi corta carrera, pero tan solo quisiera que sepas que los que venimos detrás soñamos algo que quizás tenías en mente. Quizás deberíamos juntar ideas y emprender caminos.

¿Era ese escritorio tu sueño? Por un instante mira por la ventana y búscate. ¿Es imposible escapar al sistema?

Quizás exageré, tal vez solo debería preguntar si vos alguna vez soñaste lo que yo soñé. ¿Te animarías a soñarlo?

Dedicado a todos los periodistas con los que a diario convivo, en cierta forma, y de los que espero prospere el sueño. Los jóvenes tenemos ganas que se nos extienda la mano para emprenderlo juntos. Obviamente lo vamos a intentar nosotros solos pero sería enriquecedor poder rejuvenecer ese viejo sueño que quizás vos también tenías.

Maximo Tell

Fotos de Jose Bahamonde

La indiferencia como boleto hacia la felicidad

In Exclusivos, Pasiones, Tonti on 22 septiembre, 2010 at 7:16 PM

Por Danilo Tonti

A veces me despierto aunque esté despierto y me veo dormido en una pesadilla disfrazada de sueño. Por momentos abandono lo que soy y segundos de lucidez me regalan lo que quiero ser. Hay instantes en los que vivo,… y años en los que camino sin siquiera ver.

Son momentos especiales. Ráfagas del tiempo que se escapan de la ruta marcada y nos desvía del camino. Nos paran frente al espejo que nos dice quienes somos en función de lo que hacemos y de lo que dejamos de hacer. Llegan con la cordura y evidencian la locura; golpean fuerte y profundo, pero justo donde deben golpear.

Y entonces me pregunto ¿Cómo? ¿Cómo vivo desde el olvido? ¿Cómo sigo sabiendo que tantos caen, que tantos mueren; que tantos esperan, que tantos desesperan; que tantos gritan, que tantos me llaman? Si todo me es indiferente… ¿qué sentido tiene la vida? En esos momentos lo entiendo.

La rutina nos entrena: hay que aprender a no ver. “Si vas a vivir pensando en que lo que tenés o lo que hacés otros no pueden tener ni hacer no vas a vivir nunca”, muchas veces me dijeron. Pero si vamos a vivir sin pensar lo que otros no tienen o no pueden hacer… ¿qué sentido tiene el propósito de estar existiendo?

Por cada segundo que pasa decenas de personas mueren por falta de cosas que otros derrochamos. Por cada día que se escapa cientos de humanos suman una noche más alumbrados por la luna, mientras proliferan las grandes mansiones y los barrios cerrados. Por cada hora del día condenada al olvido, 24 esperanzas mueren en el fracaso de la espera.

Naturalizar los hechos en conflicto conlleva a dejar de mirarlos como tal e incorporarlos como una constante en nuestra vida cotidiana. Asoma como producto la costumbre y -como una suerte de alivio- una resignación diaria que se legitima en la mera repetición en los demás.

Nos acostumbramos a ver personas durmiendo en la calle, villas al costado de la ruta, niños condenados al trabajo. Nos acostumbramos y en la costumbre los condenamos, quizás sin darnos cuenta, a un mañana que se repite sin cambio alguno.

Quizás sea un mecanismo de defensa; no es fácil vivir con el peso de la conciencia. Entonces seguimos. Cada minuto condena al olvido al que pasó y reparte la pauta para esperar el que viene. La fórmula se repite y se repite: el norte es el éxito y en él no hay tiempo para romper la indiferencia.

Y en el consenso más ridículo y falaz que pueda imaginarse, las palabras se unen: “hay que terminar con la pobreza”. Pero un consenso sin compromiso no es más que la gigantografía que disimula la falta de artistas. Todos asentimos, pero pocos asisten.

Cuando la conciencia de nuestra indiferencia genera indiferencia con nuestra conciencia… sobreviene la inconciencia.

El mundo es un puñado de inconcientes admirados de sus racionalidades técnicas, pero indiferentes de sus mediocridades humanas. En la omisión está la acción y la cuota de cómplices con los hechos que se denuncian. En la omisión está la culpa y la contradicción con el discurso. En la omisión está el sujeto, desprotegido de apariencias.

Convertirnos en lo que no queremos ser quizás sea el fracaso más crudo y la decepción más grande que la vida pueda regalarnos. Todos somos tentados, una y otra vez, por la seductora vida del éxito con mirada selectiva. Pero sólo los que hagan de esos instantes de cordura la plenitud y la esencia, jamás volverán a dormirse en la pesadilla,… camuflada de sueño de fantasía.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

+ La foto pertenece a Jose Bahamonde

A estos pibes no se les escapa la Tortuga

In Jóvenes Sueños on 30 agosto, 2010 at 11:36 AM

Cuantas noches se habrán vaciado las copas hablando de los sueños, cuántos jóvenes delirantes se juntarán todavía por las noches esquivado a los aturdidos para acoplar sus silenciosos proyectos. Tengo algunos emprendimientos en mi haber y otros tantos “fracasos” (las comillas son porque los considero enriquecedores) por lo que festejo cuando un grupo de jóvenes lo logra.

Sebastián Gualda

Sebastián Gualda está pronto a cumplir los 30 años y aunque no es ningún pibe, el tiempo no ha aplacado su espíritu emprendedor. “Soy el presidente de la cooperativa de trabajo Fábrica de Ideas comienza el relato Gualda, “somos 10 personas interesadas en la comunicación social, 6 de ellas estudiantes de esta carrera en distintas universidades”.

Este grupo de comunicadores ha sabido aprovechar las posibilidades que la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual brinda a las entidades sin fines de lucro, otorgándoles el 33% del dial, para instalar una radio FM en la ciudad de Alta Gracia, provincia de Córdoba.

Radio Tortuga es un emprendimiento que desde su nacimiento entiende a la comunicación como una herramienta de transformación social con el fin de democratizar la palabra, desarrollar el pensamiento crítico y promover la participación ciudadana sobre la base del trabajo digno, responsable y profesional” apunta con claridad Sebastián.

El portal de la radio

En Tortuga el grupo ha logrado construir un medio con un fuerte perfil periodístico, joven, y reflexivo; intentan generar una propia agenda sin correr a ciegas detrás de las primicias aunque Gualda aclara que “llegamos a ellas tan a menudo como lo hacen las emisoras que compiten con nosotros, como en aquella carrera de fábula contra la liebre”.

La cooperativa se encuentra también desarrollando desde hace algunos meses un portal de noticias diarias de la región que es único en la ciudad en cuanto a la periodicidad de actualización.

“Personalmente creo que nos toca desempeñarnos en una etapa histórica maravillosa para los que amamos el periodismo donde los condicionantes económicos para que más comunicadores puedan acceder a sus propios medios de comunicación son infinitamente menores al de hace 50 años”.

Desde Alta Gracia al mundo

Con decisión y la potencia para emprender no existe quizás hoy lugar para profesionales que titubeen ante el desafío. Colegas ¡a las ideas! Este sueño joven nos permite otra vez reconocer que la posibilidad de hacer cosas diferentes y de calidad existe.

“Vivimos tiempos en que nuestra actividad está en la mira de todos y eso está bueno. Nos obliga a exigirnos más. A diferenciarnos de los mediocres, y de los que no tienen como fin comunicar”, finaliza diciendo Sebastián.

Fuente: Newsletter IN del CUP

+ Escuchá Radio Tortuga

+ Radio Tortuga en Facebook

Juventud, te creen perdida

In Exclusivos, Pasiones, Tonti on 9 agosto, 2010 at 10:10 AM

Por Danilo Tonti

La mentira arma su juego y reparte sus cartas. Crea su mundo, su universo paralelo. La mentira es la sabiduría de la antítesis, del contrapeso de lo que es; la mentira es lo que no es, pero que parece ser.

La juventud está perdida“. Esa es la mentira. Yo soy joven, y tengo sueños, y tengo proyectos, y tengo ideales; y no soy una mentira. Mis amigos son jóvenes y tienen metas, propósitos, y no son una mentira.

Jóvenes sueños queriendo amanecer en el cielo

Juventud perdida en tanto desorientada, esa es la verdad. Y desorientada no por no saber sino por no poder. El no se impone al sueño de hacer; porque todo cierra de antemano, porque todo parece estar hecho, porque nada queda por crear.

Es mejor anular la posibilidad de cambio cuando el cambio pueda quebrar nuestros privilegios; es más seguro alzarnos en un mundo de certezas, en donde las únicas dudas nazcan de nosotros mismos.

La juventud está movilizada e inquieta, pero a este sistema no le sirven los sectores revoltosos. A este sistema le sirven los resignados y distraídos para depositar en ellos la culpa del olvido, culpa que camufla el agradecimiento de la estabilidad, del estanque de la amenaza.

Tenemos una juventud con “futuro“, pero sin presente. El hoy no parece ser su tiempo. El legado es claro: dedíquense a crecer, a formarse, a hacerse de un mundo de sueños e ideales, para que -cuando lo verde de la juventud utópica madure- entren al mundo de lo real y se manejen como él.

Entonces la sociedad es eso: un cúmulo de jóvenes retirados que dejaron a un costado sus sueños, resignándose a jugar el juego marcado, aquel en donde no hay que crear sino saber hacer, aprender las formas y los caminos. Así, los jóvenes no son el futuro; son sólo el futuro de aquellos que buscan ver un mañana programado e idéntico al hoy, formando sujetos que perpetúen más de lo mismo, bajo el mismo suelo y hacia el mismo horizonte.

Desde el paradigma actual, los jóvenes no son el futuro; son la garantía del presente infiltrado en el mañana.

Pero me pregunto cuál es el punto justo de la cocción. ¿Cuál es el fin de la receta? ¿Qué tipo de sujetos buscamos preparar? ¿Somos los jóvenes demasiado “crudos” como para ser actores protagonistas de la sociedad del hoy? Ahí está el error; en creer que sí.

La sociedad necesita transformaciones y éstas estructuras que garanticen una dinámica en donde los cambios puedan sucederse. Los cambios implican creación y la creación individuos íntegramente creativos.

Lo necesario no son hombres que reproduzcan a puño y letra lo instituido, en donde el mérito es lo bien aprendido. Lo necesario son personas capaces de capitalizar nuevos paradigmas, des-aprendiendo y re-escribiendo nuevas formas de comprendernos y de crearnos como sociedad y como personas.

Si me preguntan, prefiero una sociedad inmadura, en donde construyamos desde la incertidumbre certezas colectivas y no donde las certezas sean inmutables propiedades exclusivas. Sucede que re-crear es romper certezas, pero sólo desde lo incierto nace lo auténticamente certero. Tocar fondo es llegar al comienzo, porque todo cambio implica encontrar la crisis.

Me dicen que la juventud está perdida y sin embargo son los jóvenes quienes desbordan las organizaciones alternativas. Son ellos los que caminan y buscan, con la grandeza del desinterés, hacer de lo poco que se les permite lo máximo que se pueda hacer. Son ellos los que persisten, estimulados sólo por la convicción de que algo hay que hacer.

Las posibilidades reales de participación son alternativas al sistema que la tilda de perdida y le exige mayor “compromiso social“. Exigir acciones sin brindar caminos es la contradicción que evidencia un fin de apariencia, un discurso sin causa ni propósito.

Resulta sencillo verlos y generalizarlos perdidos en la droga, en el alcohol o en la simple indiferencia, pero se presenta comprometedor encontrar los porqués a esas circunstancias puntuales.

¿No será acaso la falta de oportunidades de desplegarse como tales en la sociedad lo que hace que la juventud se apoye en soluciones sustitutivas como la droga y el alcohol?

¿No será un sector cerrado y hegemónico, guardián y reproductor de lo establecido, causa de aquella juventud “perdida”?

¿Es posible que estemos entrenados para una sociedad estable y monótona? ¿Estamos dispuestos a resignar las “seguridades” de un presente sin futuro para crear un futuro desde el presente? ¿Será que hasta parte de la juventud ha creído su perdición?

Un corazón joven es un corazón que camina y que a su paso busca. Explora, analiza, prueba, se arriesga, se convence, se desilusiona, se involucra, se queda, se marcha. Cambia de rumbo, una y mil veces, sabe que así es el camino. Pero en el viaje se forma y, de a poco, va entendiendo lo que quiere.

Cada cosa que encuentra es vital porque lo determina, lo condiciona, lo empuja y lo estimula. Cada paso es una marca y la pauta para dar el siguiente. Hay que estar ahí. Es necesario. Es urgente. Hay que escuchar y dejar hacer. Hay que abrirse a lo que sienten y dejar que nos hagan sentir.

“Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Pero sabrás que cada vez que ellos vuelen, piensen, sueñen, cuenten, vivan… estará la semilla del camino enseñado y aprendido”. María Teresa de Calcuta.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

La tinta en la lengua. Una lima y la ciclotimia de un irlandés…

In AguaSuaves, Bahamonde, Exclusivos on 31 julio, 2010 at 11:02 AM

Por Jose Bahamonde

Son las 3 de la mañana, no tengo ganas de dormir, en realidad hoy no me parece interesante dormir, tengo ganas de escribir. Apago todas las luces menos una. Vaso gordo, un hielo, setenta y cinco de irlandés, veinticinco de agua, esto promete. Abro mi Mac, explota de luz y programas abiertos, no quiero eso, respiro…

Foto de JB

Me imagino un escritor que fuma, su noche en una bocanada larga y saboreada. Reparo en que no soy escritor, ni fumo, pero a quién le importa. Esta especie de niebla me enfrenta a la melancolía de recordar el olor a un viejo papel en blanco y la profanación tremenda de la tinta entre sus fibras.

Lentamente, con miedo aprieto command N y comienzo a esta página de un blanco no muy blanco, intentar teñirla con un poco de belleza.

Me quedo pensando en el poema, en la evolución física y espiritual del uso de las palabras. Me bombardean los fantasmas de los simuladores del arte, esas ratas dueñas de guetos, acumuladores de un poder berreta. Arbitrariedad, austeridad, evolución, tipocidio, muerte, historia, vida, esperanza, libertad.

Hace mucho tiempo que uso los apocopamientos de palabras en mensajitos de texto, que exagero las vocales como pienso y el Twitter con sus estrictos 140 caracteres me exige un nuevo orden. Tanta opinión, tantos gritos y defensas, que los acentos sí, que las eses y las ces, que la intermitencia de la hache, que hay que quemar las letras de quienes mancillan el idioma.

Hago memoria, yo los uso, insisto, mutilo las palabras pero no el sentido de lo que intento decir, caigo en cuenta de la injusticia de quienes quieren domar a una generación sin prejuicios idiomáticos, más plásticos, menos solemnes, más irreverentes. La PMQLP, estaré tan eqvcd?, en esta si me gustaría tener razón, intento decirles a los magos de la noche que se auto etiquetan de escritores, que la libertad es en sí un disfraz vivo de la poesía.

Gracias Ale por cmprtr estas plbrs TQM, HdP, : ), tng mchs gns d vvr…

El irlandés está en su punto óptimo y me lleva con un beso a la conciencia de mi entorno, suena Lima Nueva, el último cd de Narcotango, ay la puta, el corazón demasiado a la intemperie, muto en la nostalgia y la alegría, sin salas de espera, sin colas, sin semáforos, pero siempre allá atrás (en la pieza del quilombo) un armario con saudade.

Narcotango es eso, la devoción de amar, la vocación de pensar, la necesidad de caminar y en el medio de la pista, un ocho, una parada porque sabemos que la muerte y su silencio no espera cuando termina esta milonga que es la vida. Eso es, el magnético estoicismo de reir a carcajadas aún sabiendo que esta obra termina siempre mal.

Y refuerzo (me acuerdo que una profesora de lengua, de horribles anteojos empañados, me dijo que nunca se empezaba un párrafo con una enlazada Y) mi teoría sobre la ciclotimia, según mi pequeño manual de supervivencia, el que obviamente todavía no he finalizado, la ciclotimia es un signo de personas sanas de cabeza.

Me explico con 7 sorbos de irlandés: si sos una persona que debe convivir con: la tropa de garcas que camina impune por la calle, los buenos amigos, los vecinos desidiosos, la música que salva, los chotos con iniciativa, los grandes libros, los acomplejados, los secretos necesarios, la envidia omnipresente, el beso, el cachetazo, el abrazo y el insulto.

Contame, cómo vas a ser “parejito” de carácter? si no sos ciclotímico sos un (lo digo claro y enfático) enfermo de mierda. Ese es mi diagnóstico. Eso si, una gran sutileza (existen las grandes sutilezas?), lo que hagás con esos ciclos es lo que te transforma en un ser sano que genera conocimiento o un ser sano que simplemente vive y eso no es insano pero es una cagada.

Y entonces son las 5 de esta madrugada de frío y cigarros no fumados, quedan sobre esta línea pensamientos tan honestos como perecederos, y sobre la mesa un vaso con un hielo muy pequeño y el último sorbo de irlandés. Y las ganas de compartir este puñado de palabras incorrectas que intentan generar un poco de belleza y pensamiento.

Salvar a algún amigo trasnochado, defender el futuro y la libertad de nuestra filosa lengua, propagar a gritos la música que me emociona y reconocer frente al espejo mis defectos que merecen ser contados.

Entonces, apagaré la Mac, me miraré en el reflejo de su pantalla sucia, quizás sonría, y despacio caminaré a oscuras por mi casa, llenaré un vaso de agua fría, y antes de morirme por una rato, la solemnidad de cada noche, agradecer el día, pis y a la cama…

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anotaciones de vida, algo útiles

In Exclusivos, Pasiones, Rudy on 27 julio, 2010 at 10:04 AM

Por Pamela Rudy

Yo soy una soñadora eterna y por eso me proclamo masoquista. E aquí consejos útiles, revocables por doquier, meramente basados en mi experiencia.

  • Sin expectativas no hay desilusión

Esta claro, cada vez que esperamos algo de alguien, corremos el grave riesgo de decepcionarnos. Es que las personas son mucho mas que sus palabras y en contracara nuestras ilusiones suelen correr a miles de kilómetros por hora. Lo mejor: no esperar nada de nadie. Es difícil pero es lo mas SANO. La gente está loca y yo también así que no esperen nada de mi. Mejor para el caso, dejémonos sorprender.

  • No te acostumbres a lo que no va a durar

Suele pasar con las parejas: una semana estas de luna de miel y a la otra de casualidad se dan la hora. Es que la primer semana fue tan buena que te acostumbraste a la sensación. ERROR. Las certezas mas aferradas de la vida son las que mas fácilmente se rompen… y duelen. El trabajo, el amor, la salud, todo esta sujeto a cambios. En ese caso, es bueno saber que las cosas pasan por que tienen que pasar y que algo mejor nos está esperando (aunque el camino este lleno de barro y nos resvalemos un  poco).

Nunca te acostumbres ni a un abrazo…. de ese modo no vas a llorar cuando falte y vas a agradecer con mucho amor cada vez que suceda ese milagro (se nota que me hace falta uno?).

  • Nunca dejes que te subestimen

Sos muy joven; no vas a saber de que hablo), sos mujer, no vas a poder antenerte sa en este país machista, sos extranjera, no entiendes lo que pasa en la isla, sos blanca, tenés mucho dinero. Pfffffff ¿Y que sabe la gente? Nuestra educación y quién somos va mucho mas allá de lo que los demás piensan conocer. Quizás le estan hablando a la próxima Marie Curie pero se valen de supuestos e impresiones. Hasta nosotros mismos nos subestimamos al pensar que no podremos alcanzar cosas que nos valen el esfuerzo de estirar la mano. Es verdad que soy mujer, joven, extangera y blanca pero eso no me va a quitar valor ante los ojos de nadie.  Al contario, me agrega méritos a cada paso. Tapale la boca a lo ingenuos pero no te apures, las cosas del tiempo hablan por sí solas.

  • Si empiezas el gimnasio, no esperes al lunes

¿Quién dijo que empezar el gimnasio el lunes es bueno? De ser así, el martes vuelves a ir todo dolorido y abandonas la tarea justo a mitad de semana esperando a que sea lunes para volver a empezar. Yo empecé un viernes y tuve mi fin de semana de descanso! El lunes volvi a ir hecha una lechuga y ya para el martes era una rutina que empecé “la semana pasada”.

Dato importante: durante el primer mes hay que hacer los ejercicios que a uno le gustan y le sean fáciles, es una forma de entretenerse, no sufrir y mantener la motivación. Después con el tiempo agregamos pequeñas exigencias fáciles de asimilar. Para ese entonces ya tenés el hábito de al menos IR.

¿Cuáles serían tus anotaciones de vida?

Esta autora es Columnista permanente de este Blog

Fuimos ilusionados y eliminados

In Derecho a Replica, Exclusivos, Pasiones, Prosas Propias on 3 julio, 2010 at 2:17 PM

La selección Argentina dirigida por Maradona fue eliminada por Alemania del Mundial Sudáfrica 2010. No disparen contra su bandera muchachos. Se terminó. Fallamos y pagamos. Buscamos y chocamos. Pero lo que sentimos hoy es gracias a que nos ilusionamos y gracias por eso Argentina.


El gol tempranero, un mal día de Otamendi y un impacto duro de remontar. Cuando mas cerca del empate estuvimos, Müller desde el piso habilitó la ventaja. No hay explicaciones. Se hicieron las apuestas y se perdió. Fueron superiores en orden, precisión y equilibrio. Me encantó Mascherano y Tevez. Falló Otamendi y demoró en llegar el juego de DiMaria.

Con cada jugador que podría haber ingresado se variaba un nuevo esquema, son válidos todos los cambios que ustedes digan, pero se eligió por estos, se la jugaron por los que se hicieron.

Pero el fútbol es así, a lo que yo me quiero referir es que estamos desilusionados porque hubo ilusión mediante, y esto en nosotros argentinos es muy importante. Porque con el suceder de este Mundial nos dimos cuenta que se podía, creímos que lo lográbamos y cuanto mas nos acercamos mas temimos obviamente, pero nunca dejamos de creer.

Volvimos a creer, elegimos enamorarnos de una esperanza y el destino, el azar del juego nos dio vuelta la cara. Decidimos quedarnos en el frenesí de un ambiente nacionalista exagerado, casi insoportable. Sin el análisis sesudo y racional. Nos pusimos ansiosos, nerviosos y con hambre de gloria. Esa que nos continúa esquiva.

Y la culpa es de Diego Maradona. La culpa es de ese cabecita que nos mostró que lo imposible muchas veces era posible, porque en repetidas ocasiones lo logró. El tiene la culpa por haber salido ileso de sus propios infiernos en los que todos nosotros creemos poder ser jueces. Diego es culpable por habernos demostrado que a veces la historia se quiebra en su devenir y una ilusión irrumpe en la línea temporal, logrando que los vencidos venzan y los pequeños se agiganten.

Pero hoy no pudo, hoy perdió y lloró. Perdió y lloró como cuando le tocó perder como jugador. Porque esas cosas también pasan en el fútbol, Maradona también puede perder. Pero lo que muchos jamás imaginaron era que Maradona podía volver a ilusionar.

Muchos pensaron que Julio Grondona estaba loco cuando designó a lo que otros pensaban como un ícono ya desvanecido y sin experiencia como entrenador, para hacerse cargo de un equipo con muchas fisuras.

Los críticos deberán respetar mas al Maradona Director Técnico. El Diego jugador seguirá en el pedestal y no correrá peligro porque se han dado los primeros pasos en una carrera técnica que solo puede desarrollarse en un Seleccionado, según mi parecer, porque demostró positivas prestaciones para dotar de simbolismo a un grupo que muchos calificaban sin alma o sangre para jugar.

Diego devolvió la ilusión, corrió como loco, sufrió y hoy llora a la par de todos nosotros los mortales que no hicimos absolutamente nada mas que alentar y sentir pasión por una camiseta a la que él le dio la vida.

Respeto señores, paguemos entre todos la desilusión, nos hagamos cargo de la cuenta pendiente. Si somos de enamorarnos rápido, sepamos también entonces escuchar las canciones de dolor cuando nos dejan. Diego saludó a todos antes de dejar el campo de juego, se aguantó perder y después lloró desconsolado en un vestuario, con tanta desilusión como nuestras casas y calles.

No disparen señores que nadie debe morir. Reflexiones futbolísticas llegarán con el tiempo, porque no deberemos cortar la punta de la pirámide sino analizar lo que se está haciendo en la base dirigencial a nivel nacional para con los jugadores y clubes.

Yo me ilusioné y pagué pero los sueños no se manchan. Abrazo y tragar el dolor para poder volver a ilusionarnos pronto.

+ La columna de Juan Pablo Varsky

+ La columna de Gonzalo Bonadeo

+ La columna de Mario Wainfeld

+ La columna de Ezequiel Fernandez Moores