maximo tell

Posts Tagged ‘twitter’

Hacktivismo y Ciberguerra, lo que viene

In AguaSuaves on 10 diciembre, 2010 at 9:47 AM

El mundo mira extrañado a su interior por la creciente ‘inseguridad’ estructural que se padece. Me refiero que este final de año ha colocado en una pendiente a los sistemas informáticos mundiales. Las filtraciones de WikiLeaks, el Hacktivismo contra determinadas empresas y la exacerbación de una posible Ciberguerra son algunos de los títulos que parecen preceder a un desenlace incalculable.

Al mezclar los términos hackeractivismo nos encontramos frente al hacktivismo, concepto que tiene algo así como 15 años desde que acuñó como “la utilización no-violenta de herramientas digitales ilegales o legalmente ambiguas persiguiendo fines políticos. Estas herramientas incluyen desfiguraciones de webs, redirecciones, ataques de denegación de servicio, robo de información, parodias, sustituciones virtuales, sabotajes virtuales y desarrollo de software”.

De esta manera, la desobediencia civil se cierne sobre aquellos pocos instruidos y capacitados a boicotear sistemas informáticos sin límites. Sin dudas, este será el movimiento contracultural del siglo XXI que ha encontrado en las nuevas tecnologías su forma de expresión.

En este escenario es donde WikiLeaks salta a escena y a mi entender cambiará la historia. Básicamente porque ha logrado sacar a luz aquello que tantos profesores de historia comentaban pero no podían probar, consiguió lo que los medios jamás se animaron o pudieron, encontraron todo aquello que siempre se buscó y desnudó al poder.

Con respecto al movimiento Wikileaks, sobre las guerras de AfganistánIrak, y de la diplomacia planetaria de EE UU, según indica Miguel Ángel Bastenier debemos distinguir dos realidades: el material informativo en sí mismo, y la propiedad política y moral de esa exposición. (ver)

Julian Assange declaraba que “periódicos y televisiones se han convertido en seleccionadores de contenidos tutelados” y recuerda que “dado el estado de impotencia actual del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”.

Lejos de hacer de Assange un líder de este tiempo,  me parece hay que colocarlo en el escalón correspondiente. Dirigente de un grupo de activistas independientes (se supone) que será recordado por haber acelerado un proceso donde el poder cambia de manos y se declama en un teclado de computadora. Aunque el mundo sigue girando en el mismo sentido.

Donde si se puede esperar algún efecto es en la clase de los diplomáticos profesionales, hacia adentro de las oficinas de los servicios exteriores. Obviamente es un golpe duro, aunque estamos lejos de saber aún si se trata del11 de Septiembre de la Diplomacia. (leer análisis de RRII)

A su vez, los ataques de ciberactivistas contra los sitios de Pay Pal, Mastercard y Visa dejaron en evidencia este miércoles que el compromiso a favor de la libertad de expresión de FacebookTwitter tiene límites difusos. (leer nota sobre las redes sociales y la libertad de expresión) Quedan dudas aún de si Twitter censura a Wikileaks y así continuaremos en el debate de intereses ahora expuestos a un click de distancia.

En estas condiciones es que hemos visto en los diarios el pasaje de la guerra santa de principio de siglo a la Ciberguerra que hoy se combate con trincheras repletas de gigabytes y tanquetas de virus. Miguel Suárez, experto en seguridad informática de Symantec que estamos en el medio de las batallas informáticas “y va a ser mucho más común en los próximos años. De hecho, cada vez es más normal que no solo compañías, sino también los Gobiernos recurran a consultores a la hora de definir los planes de protección de infraestructuras críticas”.

“Si se diese una ciberguerra la forma sería diferente y se nos haría entender que la Red es global pero causa efecto local. La estrategia ya no es con un ejército, un mapa y una brújula”, indica Antonio Miguel Fumero. Lo que nos lleva a pensar inevitablemente que tan seguros estamos en nuestros países, en términos gubernamentales y también desde las empresas. ¿Cuántas estructuras poseemos al alcance de un golpe informático?

Una de las características de nuestra época es, como enunciaba Jesús Pérez Triana en Guerras posmodernas, el “ascenso de un nuevo tipo de actor internacional de escala cada vez más pequeña”. Los mismos cambios tecnológicos que dan la posibilidad a pequeñas firmas de convertir un producto en fenómeno global o a un periodista en celebridad planetaria, permiten que comunidades de escala casi invisible “colapsen” sistemas vitales en la actual estructura de la globalización.

Y agrega David de Ugarte, al final de su columna, que la postmodernidad se parece cada vez más al mundo descrito por Bruce Sterling en Islas en la Red, y, como en aquella mítica novela, la ciberguerra es solo la telonera de las estrellas por llegar.

> Los documentos fueron filtrados a El PaísThe New York Times, Der Spiegel, Le Monde y The Guardian (Haz click en cada diario y conoce como contaron la historia).

Foto: skuggen.com

Anuncios

¿Twitter censura a WikiLeaks?

In Malas Viejas on 6 diciembre, 2010 at 4:17 PM

El viernes pasado me preguntaba qué pasaría si Google borrara de sus resultados de búsqueda la palabra Wikileaks. En ese tiempo lejano -fue hace tanto que España no estaba ni en estado de alerta- sonaba a ciencia ficción, a pesar de que Amazon y EveryDNS ya habían puesto un par de excusas para deshacerse de su incómodo cliente. En estos momentos, tras la cancelación por parte de PayPal (el sistema de pago por internet más popular del mundo) de la cuenta de Wikileaks, quedan ya pocas dudas sobre la existencia de un boicot estadounidense llevado a cabo por empresas de internet contra la organización de Assange.

Los internautas, tímidamente, han empezado a organizarse para devolver el golpe dándose de baja de los servicios que maltraten a Wikileaks oconvocando huegas de uso. También han creado más de 500 mirrors (espejos, copias exactas de la web) y han redirigido sitios inactivos a Wikileaks. Los lemas “Save Wikileaks” y “I’m Wikileaks” han servido de banderas.

En las últimas horas se ha extendido la información de que Twitter está censurando en sus trending topics -la lista de términos que están creciendo más rápidamente- todo lo referido a Wikileaks. Un blogger lo ha argumentado en su web, basándose en otras sospechas y en una investigación basada la herramienta Trendistic. La propia cuenta oficial en Twitter de Wikileaks ha difundido el enlace al post de este blogger, lo que se ha entendido como que la organización está de acuerdo con su opinión.

El asunto no es baladí. La lista de trending topics es tan importante en Twitter que se paga por aparecer en ella. Figurar significa que un montón de las personas más conectadas del mundo se preguntarán por qué está esa palabra ahí, lo que contribuirá a que sea más popular aún. Lo que es trending es noticia por el mero hecho de serlo (sirva de ejemplo este mismo blog).

Pantallazo
Ni en los trending globales ni en los españoles aparece ahora mismo Wikileaks, ni ningún término relacionado, cuando el volumen de conversación sobre el tema es ingente. He mirado algunas herramientas que también generan sus propios “trendings” a partir de Twitter, como Toowit o Topsy y en ellas sí que está presente. Aunque la verdad es que ninguna de ellas (y tampoco Trendistic) son tan fiables como para asegurar 100% que Twitter esté manipulando sus algoritmos para que Wikileaks no aparezca en su “top”.

Chart
Chart2
Topsy

Josh Elman, un empleado de Twitter, ha negado en los comentarios de uno de los blogs implicados en la polémica que estén manipulando sus listas. “Twitter no ha modificado los ‘trends’ ni para ayudar ni para impedir a wikileaks ser tendencia. #cablegate fue tendencia la pasada semana y varios términos alrededor del asunto han sido tendencia en distintas regiones durante la semana pasada.

‘Trends ‘no va sólo sobre el volumen de una búsqueda sino también sobre la diversidad de personas y de tweets sobre un tema y busca incrementos orgánicos sobre la norma”. En Boing Boing dicen que es posible que #wikileaks sea tan trending que por eso mismo ha pasado a ser un tema de fondo y no un tema caliente.

En cualquier caso lo cierto es que no tenemos una forma exacta de saber si Twitter está censurando o no  temas, aunque la sospecha está ahí desde hace tiempo. La semana pasada fueron acusado de obviar los trendings sobre el aumento de tasas a estudiantes británicos, algo inmediatamente negado como absurdo por la empresa de San Francisco. Lo mismo ocurrió en mayo durante el ataque israelí a la flotilla de ayuda humanitaria en Gaza, cuando desaparecieron los ‘hashtags’ relacionados. Entonces se echó la culpa a un error técnico.

Los algoritmos son un gran excusa, porque aún hay quien cree que los números son neutrales. Que se lo digan a Google, que será investigado por Bruselas por manipular sus propias búsquedas. La otra gran excusa son los términos de uso. Mientras escribo este post me entero de que el banco suizo en el que está una de las cuentas de Assange se la ha cancelado porque no es residente de Suiza. Amazon, EveryDNS y Paypal también se han agarrado al mismo tipo de excusa: leer con lupa los contratos con los usuarios.

Los ataques son cibernéticos pero no por ello menos reales (robo de documentos, cuentas canceladas, ataques DDOS, desconexiones de dominios), no es fácil llegar a los hechos porque son secretos industriales, uno de los combatientes es en el fondo una mera página web, las empresas actúan veladamente en representación de gobiernos y se excusan en términos de uso y algoritmos, la resistencia se organiza por la red, no sabemos qué pensar.

Son los primeros pasos de una infoguerra. Infowar. La oiremos mucho porque es el tipo de palabras (como ‘ciberguerra‘) que nos gustan a los periodistas. La ha usado para describir la situación uno de los padres de internet y autor de la Declaración de Independencia del Ciberespacio, John Perry Barlow. “The first serious infowar is now engaged. The field of battle is WikiLeaks. You are the troops. #WikiLeaks”” (algo así como “La primera guerra de información está ahora en marcha. El campo de batalla es Wikileaks. Vosotros sois las tropas”) dice en un tweet. En las guerras de antes, como en las de ahora, la censura es un síntoma no siempre claro.

Fuente: Trending Topics

Me quiero borrar de Internet

In Malas Viejas on 6 diciembre, 2010 at 12:22 PM

Desprestigiados en la red, cada vez más personas tienen que recurrir a empresas especializadas en la supresión de información dañina. Conoce el caso de Miguel Cobacho de salirdeinternet.com en España.

Luis tiene un negocio y muchísimos clientes. Facebook le parecía una herramienta útil no solo para sus contactos personales, sino también profesionales, así que decidió abrir una cuenta en la red social. Hace un par de meses una persona que se llamaba igual que él le envió una solicitud de amistad.

“La verdad, no sé por qué acepté. Quizás por inercia. Enseguida descubrí que ese tipo se estaba haciendo pasar por mí, porque en su perfil había una foto mía, además de datos reales y otros falsos —sobre ideología política, religión, gustos personales, etcétera— que podían hacerme mucho daño. En su muro había vertido opiniones que si leían mis compradores me podían tachar de loco peligroso. Le envié un mensaje pidiéndole explicaciones y me contestó “jódete”. Consulté con informáticos, pero no hubo forma de seguir su rastro, ya que pudo apuntarse en un cibercafé. Entonces contacté con un despacho de abogados especializado en la supresión de información no deseada en la web. Bastó una amenaza de denuncia para que ese individuo desapareciera. Sospecho quién pudo ser, pero no tengo pruebas. La Red puede resultar a veces muy peligrosa. Para hundirme, bastaría con que alguien ponga en marcha un blog dedicado a poner a parir mi negocio”.

¿La privacidad ha muerto? Algo así parece que dijo Mark Zuckerberg, creador de Facebook, aunque luego lo desmintieran los portavoces de la compañía. Más allá de las opiniones están los hechos. Cientos de millones de internautas cuentan sin precauciones qué hacen minuto a minuto (Twitter); dónde comen o desayunan (Foursquare); enseñan sus fiestas del sábado noche (Facebook) e, incluso, relatan cuánto gastan y en qué, en Blippy, una nueva red social para compradores compulsivos que registra y comunica a nuestros contactos cada compra que hacemos con determinada tarjeta de crédito («una forma divertida y fácil de ver y discutir lo que la gente adquiere»).

Y todos cedemos esos datos voluntariamente, quizá sin valorar las opciones de privacidad que ofrece cada red social. «Circular en la Red es como hacerlo por carretera. En autopista se recomienda una velocidad máxima de 120, pero hay coches que la superan, que quieren ir a 300, y se arriesgan. Cuanto más rápido circules, más riesgos tendrás», afirma a ABC un portavoz de Facebook en España.

Intimidad al descubierto

Además de las imprudencias de los internautas, no conviene olvidar las de las empresas que facilitan esos servicios. Algunas aplicaciones populares de Facebook transmitieron información privada de los usuarios a decenas de anunciantes, según una investigación de The Wall Street Journal. Un portavoz de Facebook aseguró que estaban adoptando medidas para «limitar drásticamente» esa exposición.

En el caso de Google, los coches que recogían información para su servicio Street View obtuvieron además, involuntariamente, millones de datos privados de personas que tenían sus redes wifi abiertas. El caso está ahora en los tribunales, aunque la multinacional se ha comprometido a un borrado cuando los jueces lo autoricen.

El pasado 31 de mayo, algunos disconformes con Facebook por la dificultad de configurar sus opciones de privacidad (simplificadas posteriormente) organizaron el «Quit Facebook Day», el día de la «deserción». Solo se inscribieron 34.100 personas, un número significativo pero ridículo frente a sus más de quinientos millones de usuarios.

Otro pequeño grupo de descontentos se apuntaron a Diaspora, una red social lanzada por cuatro estudiantes de la Universidad de Nueva York con el mensaje de que la privacidad era lo primero. «Ese concepto puede tener un significado distinto para cada persona. Para unos será lo que ocurre en casa y para otros las cosas que comparten. Lo importante es tener herramientas a tu disposición para controlar esa privacidad», dice el portavoz de Facebook en España.

Un funcionario público que desea guardar el anonimato cometió una infracción de convivencia ciudadana. Le pillaron y le enviaron la correspondiente notificación a casa. Al no estar localizable el requerimiento se publicó en un boletín oficial en internet. «Allí estaba, a la vista de cualquier usuario, con todo lujo de detalles: lo ocurrido, el protagonista y la sanción. Y una vez pagada la multa, no se elimina la información. Se queda ahí hasta el fin de los tiempos», nos cuenta su abogado.

“El problema es que hay boletines oficiales que permiten buscar sus datos por Google, y entonces estás perdido. Todavía no hay una regulación específica a nivel nacional que nos proteja de estas cosas. En esta ocasión pudimos solucionarlo directamente sin necesidad de acudir a la Agencia Española de Protección de Datos”.

Es posible salir de Google

Aparición en boletines oficiales en relación a multas, notificaciones, etcétera. Fotografías comprometedoras en redes sociales como Facebook o Tuenti. Inclusión en ficheros de morosos de forma indebida. Menciones negativas en blogs o foros. «Indexación» por buscadores como Google o Yahoo de todo lo anterior, permitiendo el acceso de cualquiera rápida y fácilmente… La publicación de información privada en internet es cada vez más frecuente y afecta a más gente.

Miguel Juan Cobacho, abogado especializado en privacidad, pensó el verano pasado que sería una buena idea dar cobertura a la gente que quisiera desaparecer de la Red. Creó salirdeinternet.com y en pocos meses ha asesorado a más de doscientos clientes, algunos de ellos protagonistas de sanciones vejatorias cuyo conocimiento era público en el ciberespacio.

“Google dice que los buscadores no son responsables de la eliminación de ese contenido, pero en mi opinión es evidente que tiene capacidad de control sobre el mismo; puede vetarlo o tolerarlo”, afirma Cobacho. «La Audiencia Provincial de Madrid estimó que a esa empresa le es aplicable la normativa española “no porque sea autora de la información que se considera atentatoria contra el honor de la parte apelante, sino por el hecho de que a través de su sistema de búsqueda permite acceder a dicha información”.

Es posible salir de Google y de los boletines oficiales. De hecho, hemos sido los primeros en España en conseguirlo. Pusimos una denuncia ante el Defensor del Pueblo en relación a los boletines, ya que no informan de los derechos a los ciudadanos. Es necesaria una legislación acorde a los tiempos actuales». Este despacho se orienta al amparo de la privacidad de los particulares, pero también del derecho al honor de empresarios y compañías, lo cual le diferencia de la Agencia Española de Protección de Datos. Seducidos por la revolución tecnológica y las redes sociales nos habíamos olvidado de las precauciones tomadas en tiempos analógicos.

Y ahora hay quien desea borrarse.

Fuente: ABC

Periodista pasante en crisis

In Malas Viejas on 3 diciembre, 2010 at 2:28 PM

El periodismo es una profesión de riesgo. El mayor de ellos es el de morirse de hambre. Suele el común general idealizar al periodista como una especie de Superman quijotesco de las libertades, siempre dispuesto a desfacer entuertos, defender al menesteroso frente al potentado, y sacar brillo a la verdad con las teclas de su portátil. Y desconoce que la principal preocupación del periodista moderno es llegar a fin de mes.

Dice Enric González, el mejor columnista de la prensa española, que la creciente precariedad del periodista no es ni más ni menos grave que la de cualquier otro oficio, dígase albañil o corredor de seguros, con la diferencia que solo el informador tiene al alcance papel de prensa u ondas hercianas para contarlo.

No seré yo quien le lleve la contraria al gran Enric. Tan solo haré la salvedad de que el reportero, por razón de su profesión, se codea cotidianamente con jerarcas, sean políticos, jueces o directivos de empresas. ¿Cómo no le va a temblar el pulso al humilde tribulete que lleva una dieta rica en chóped y es incondicional del Lidl y del Ikea al preguntar por sus chanchullos al cacique político de turno o al ejecutivo millonario que le convoca en el Ritz y le agasaja con percebes de Roncudo?

Claro que la crisis golpea por igual a los de abajo, pero el operario de la cadena de montaje no come con el dueño de la General Motors (ahora creo que es Obama) que le cierra la planta. Sufre con los suyos la desgracia y tiene a salvo su identidad de clase.

La dicotomía de saberse generalmente miserable en lo personal mientras a cada rato charla o almuerza con la élite que gobierna el mundo le crea al periodista una zozobra existencial. Ser un pobre diablo y tener la necesidad deontológica de sentirse influyente conduce a una paradoja sobre el poder casi tan irresoluble como a la que llegaron los escolásticos al plantearse la omnipotencia de Dios. Se dijeron que ya que Dios lo podía todo, podría crear una piedra tan grande que ni Él mismo pudiera levantar. Ahora bien, al no poder alzarla dejaría de ser omnipotente.

La justificación del periodismo es ser un contrapoder frente a los que tienen realmente el poder. Pero ¿cómo hacerlo estando en la base de la jerarquía social y laboral, despreciado cuando no vapuleado por la opinión pública por la que se quiere velar?

Con todo, el mileurismo no es la principal singularidad del periodismo moderno. La sustancial es que la mercancía con la que trabaja, la noticia, ha dejado de tener valor y está al alcance de todos. Le llaman periodismo ciudadano. Y consiste en que cualquier hijo de vecino con un móvil con cámara de más de tres megapíxeles puede convertirse en reportero estrella. Graba el vídeo o la foto y lo sube a YouTube. Si encima lotwittea puede aspirar al Pulitzer. De esta forma, se ponen a la misma altura las matanzas de la revuelta iraní y los vídeos de primera de la despedida de soltero del cuñado.

Antes el periodista era celoso de su primicia, su razón de ser. Tal era la ansiedad por alcanzarla que cuando no existía, se la inventaba. El británico Evelyn Waugh escribió en 1938 ¡Noticia bomba!, una deliciosa novela en la que un grupo de periodistas, tan borrachines como escépticos, son enviados a cubrir un conflicto en un país africano y, como allí no pasa nada, se dedican a inventarse noticias sobre una presunta revolución, rivalizando en disparates para ganarse el favor de lectores y editores.

Waugh no podría ya escribir su novela. Primero porque la CNN se haría con la exclusiva. Pero sobre todo porque las grandes noticias ya no se las inventan los periodistas, sino los gobernantes. Que se lo digan si no al trío Bush, Blair y Aznar con aquellas terroríficas armas químicas de destrucción masiva que resultaron ser polvitos de Ariel con Actilift y provocaron la invasión de Irak. Y no digamos de la crisis que nunca existió para Zapatero. O las que están ahora tan de moda: lo peor de la recesión ha pasado ya y los bancos gozan de buena salud.

Menos mal que la profesión es cada vez más saludable. Ya no hay una botella de whisky escondida en el cajón y mucho menos esos purazos de humo pestilente que se fumaban nuestros predecesores para celebrar una buena exclusiva. El nuevo periodista está abonado a la manzana (Apple, en inglés) y al Aquarius. De hecho, yo les llamoperiodistas Aquarius. Son amables con el poder, sus preguntas nunca incomodan y sus crónicas suelen tener la misma fuerza que la bebida isotónica. A veces hasta aplauden al final de las intervenciones.

Hay un escalón por debajo. El del periodista figurante, ese que va a las ruedas de prensa donde no se admiten preguntas. Viéndoles ahí, rodeando el atril desde donde suelta su perorata el político, me recuerdan a esos muñeco-tes de latón que les ponen a los futbolistas en los entrenamientos para ensayar las faltas. ¿Se imaginan que a los abogados se les prohibiera hablar en el juicio en defensa de sus clientes?

Los métodos de trabajo también han cambiado. Decía mi primer redactor jefe que el periodista siempre tiene que tener las dos manos ocupadas. La una en el teléfono, y la otra con el boli (él tenía siempre las suyas en el whisky y en el puro). Al reportero moderno ya solo le hace falta una mano: con la que maneja el ratón o twittea con el móvil. Las primicias no se las aportan las fuentes sino Google (aunque etimológicamente eso sea imposible, puesto que si ya están ahí, son primicias de otros) y las crónicas no se escriben, se twittean. Y es que ya no se buscan lectores sino seguidores.

Ese periodismo epiléptico de corta y pega en 140 caracteres me remite a la reciente declaración de principios de Calamaro acerca de Twitter (la encontrarán aquí). Ahora bien, a diferencia del cantante, que presume de llevar codeándose décadas con la élite del rock, yo no soy más que un periodista del montón y un paseante. Así que me voy con mi crisis a otra parte.

Fuente: El País

Fiesta Nacional del Chamamé 2.0

In Paladar mostaza on 24 noviembre, 2010 at 4:21 PM

Entre la gente que sigo en Twitter hay una mujer que insiste en hablar de que existe una Vida 2.0 y si bien creo que la vida sigue siendo la 1.0, los medios sociales saltan la pared e invitan a la gente que vuelque su vida a la red. Esto es lo que sucede con la Fiesta Nacional del Chamamé que en su edición 21º tendrá una gran cobertura online.

“Las expresiones culturales populares no necesitan legitimación de algún tipo: simplemente son, fuera de todo análisis y ponderación estética (que también les caben) por ser engendradas y sustentadas con el sentimiento y la inspiración de la identidad de las que ellas se hacen ecos”, asegura Gabriel Romero, Subsecretario de Cultura de la provincia de Corrientes, e Internet no hace mas que ser caja de resonancia de estos sentimientos en muchas ocasiones.

El amado Chamamé! Es la Música del litoral Argentino que se extiende al sur de Brasil y Paraguay donde por mas de 4 siglos ha tenido un presente continuo en nuestro oídos. Es música de la tierra, música nuestra que llega a nuestros sentimientos más profundos.

La empresa Macro Global Software junto a su alianza con E-Jaguarete plantearon un nuevo desafío mediático en el universo virtual, con la solución Think in 2.0. Por primera vez se une la tecnología 2.0 a un concepto artístico y cultural, para vivir una experiencia trascendental. A través del lanzamiento oficial del sitio Chamame.tv, la Subsecretaría de Cultura de la provincia de Corrientes abre un espacio de participación continua en donde el usuario podrá tener un total protagonismo.

“La idea es que el chamamecero sea un productor, consumidor y difusor de contenidos, queremos realmente apostar a la construcción social, en donde podamos obtener un feedback continuo desde un grupo o segmento muy activo en la red” dice Nelson Fuentes, Director de Proyectos IT de MGS y agrega que están armando la estrategia Social 2.0, “porque creemos que la comunicación en la Web social tiene retorno. Queremos abrir un espacio en donde se realice una interacción entre personas, no entre marcas, no entre organizaciones, sino apostar a que el flujo de información se producirá con el constante aporte de los chamameceros y de aquellos que amen nuestra cultura argentina”.

El sitio está en Beta y se quiere ir migrando a nuevas versiones con el aporte de la comunidad, “La idea inicial fue abrir un espacio aquí en la región, para poder tener una verdadera experiencia creativa con todas las posibilidades que hoy ofrece el social media, en donde el prosumidor (quien consume y produce contenidos en la red) tenga total protagonismo”, cuenta Wilfredo Aguirre Armand, gerente de E-Jaguarete.

El domingo 28 de Noviembre a partir de las 17 horas de la tarde, será el lanzamiento exclusivo para Internet de la 21° Fiesta Nacional del Chamamé y la 7° Fiesta Mundial del Mercosur, desde Corrientes para el Mundo.

El evento es exclusivo de la Sub-Secretaría de Cultura de la provincia de Corrientes, todos podrán ver las imágenes, fotos del evento y participar con sus opiniones desde Twitter a partir de este mismo momento con el hashtag #fiestachamame o dejando sus comentarios en el Chat, y muro de Facebook . Todos los comentarios de las personas salen en la página principal del sitio.

+ Accedé a Chamame.tv

+ Ver la Videoteca


Eric Lefkofsky cuenta de Groupon y el éxito de las redes sociales en Internet

In Paladar mostaza on 24 noviembre, 2010 at 9:30 AM

Eric Lefkofsky, creador del sitio de cupones sociales Groupon, dice que las firmas deben aprovechar las redes sociales. “Hasta las tintorerías deben tener estrategias para los medios sociales”, exclamó. “Toda empresa que esté buscando nuevos clientes tiene que entender Internet y cómo comercializar sus productos o servicios”. Google ofrecería 3.000 millones de dólares por la empresa.

Si se le pide que nombre a los empresarios más ricos, poca gente pensaría en Eric Lefkofsky, que tiene 40 años y mantiene un perfil deliberadamente bajo en su ciudad, Chicago. Pero Lefkofsky tiene antecedentes empresarios impresionantes, que llevó a Forbes a estimar recientemente sus tenencias en US$ 750 millones.

El primer negoció que creó, StarBelly, hacía herramientas para construir sitios en la Red; lo vendió en 2000 por US$ 240 millones. Luego creó dos firmas que desde entonces cotizaron en bolsa: InnerWorkings, que ofrece impresiones en la Red, y Echo Global Logistics, un negocio de tercerización de transporte y logística. También fundó MediaBank, que ayuda a compañías a comprar publicidad. En cada caso usó el poder de la tecnología e Internet para modernizar un sector, algo que, según dice, todas las industrias deben entender.

Y entonces llegó Groupon, el sitio de cupones-sociales, que financió y creó en 2008 con Andrew Mason, y que ha sido considerado el de crecimiento más acelerado de la historia. Groupon ofrece a sus seguidores un cupón para la oferta del día, promovido por una empresa local, que alienta a los seguidores a compartir en sus redes sociales.

La empresa local consigue clientes y Groupon se queda con una parte de los ingresos que generan los cupones. Por este modelo de negocios, se ha dicho que Groupon, que no cotiza en bolsa aún, podría valer US$ 3000 millones. Hace poco, Lefkofsky y su socio, Brad Keywell, iniciaron un fondo de inversión con US$ 100 millones. Se llama Lightbank e invierte sólo en firmas de tecnología en los primeros pasos que se construyen en torno de los medios sociales.

¿Tenía idea de lo grande que sería Groupon?

No cuando la lanzamos. Es casi imposible predecir o siquiera entender este nivel de crecimiento. Hemos crecido de un puñado de empleados a más de 2700 en los últimos dos años. Tan solo este año nos expandimos a 29 países.

¿Hubo una decisión estratégica clave que convirtió a Groupon en un éxito?

ThePint.com, predecesora de Groupon, fue un fracaso hasta que encontramos la recetacorrecta, que fue convertir la compra en una experiencia social. Ahora Groupon es una empresa muy bien administrada, con gran control operativo y una cultura motorizada por las métricas. Como resultado de ello tenemos ingresos, ganancias y flujo de caja.

Hay compañías que se han visto abrumadas o incluso destruidas por hacer una oferta especial con Groupon. ¿Cómo se siente respecto de eso?

Me parece casi absurdo que la mayor queja que tiene la gente contra Groupon es que en realidad genera demasiados clientes. Más del 95 por ciento de los comerciantes que trabajan con Groupon quieren hacer otra oferta. No hay mayor evidencia de la creación de valor que eso.

Hay un estudio que indica que el 42 por ciento de sus clientes no harían otra promoción. ¿Qué le parece?

Ese estudio dio un resultado falso. Escogieron un universo absurdamente pequeño e incompleto y su tesis es en gran medida imprecisa. Primero, nosotros hacemos encuestas regularmente y nuestros comerciantes en su inmensa mayoría están felices. Segundo, hemos tenido más de un acuerdo con 5000 comerciantes, cosa que no sucedería si no ganaran con Groupon.

¿Por qué han decidido concentrarse en los medios sociales con su fondo de inversión?

Creemos que los modelos de negocios más innovadores aprovecharán ese gráfico social en los próximos cinco a diez años. Está el caso de los viajes. Uno debiera poder planificar un viaje completo online, invitar a sus amigos a viajar con usted e incluso interactuar con otros amigos que ya hayan estado en ese lugar. Esa gente le proveerá contenido que enriquecerá su experiencia.

¿En qué industrias está viendo cambios similares?

Basta pensar en la manera que la mayoría de las empresas contratan personal actualmente. Uno anuncia una vacante y recibe CV ciegos. Esto debiera ser una experiencia social. Si uno le pide a toda la gente que le dé una lista de todos sus conocidos, crearía un gráfico social de varios millones de personas. No hay motivo para contratar gente de la que no podamos saber algo a través de nuestra red personal. No hay sitio que aproveche este gráfico social de esta manera todavía.

¿Linkedin no hace eso?

Linkedin hace parte de eso. Es un gran ejemplo de una compañía que utiliza el gráfico social para crecer y entregar valor.

¿Qué le falta?

El sitio no incluye algunos de los aspectos sociales claves que hace tan atractivo a Facebook. La capacidad de entender rápidamente a alguien sobre la base de las personas que conoce, que comparte con ellas y qué piensan otros de ellos por ejemplo. Para mí nadie ha descubierto la mejor manera de utilizar el reclutamiento social todavía.

¿Ahora que existe LightBank, lo inundan con planes de negocios de empresarios?

Totalmente. Ya hemos invertido en siete compañías y tenemos la meta de hacerlo una vez por mes. Por ejemplo, invertimos en Watermelon Express, que es una compañía de preparación de exámenes. Estudiar no tiene por qué hacerse en un silo. Puede ser una experiencia social. Puede comunicarse con sus amigos y familiares para encontrar la respuesta a una pregunta difícil o hacer que alguien se lo explique. También puede estudiar en cualquier lugar y usando cualquier dispositivo.

¿Cómo se convierte eso en un negocio?

Venden formularios para preparar exámenes para dispositivos como el iPhone.

¿Qué le pide a una empresa que quiere presentarle una idea?

Esa es una pregunta difícil. Típicamente queremos empresarios apasionados que tengan una gran idea. Fuera de ello, no existe una fórmula exacta que nos lleve a invertir. Parte es instinto y parte se basa en nuestra experiencia.

¿Cree que todas las empresas tienen que pensar qué significan los medios sociales para su futuro?

Hoy creo que todas las empresas están en medio de cambios importantes por el ascenso de todas estas herramientas sociales. Por ejemplo, las ventas por telemarketing. ¿Qué motivo pueden tener hoy las empresas para seguir haciendo llamadas en frío?

¿Cuál es la alternativa?

Las empresas están usando FacebookTwitter para llegar a miles de clientes a los que históricamente tuvieron que llamar o mandarles un correo electrónico. Creo que todo comenzará con la conexión individual de cada persona al gráfico. Así es como las empresas pequeñas conseguirán clientes, promoverán productos y obtendrán retroalimentación de sus clientes.

¿Las tintorerías deben tener estrategias para los medios sociales?

Por supuesto. Toda empresa que esté buscando nuevos clientes tiene que entender internet y cómo comercializar sus productos o servicios.

¿Usted entiende por qué muchos dueños de empresas se ponen nerviosos cuando escuchan el término medios sociales? ¿Qué consejo puede darles?

Acabamos de invertir en una compañía que se llama SproutSocial. Si alguien se pone nervioso, debiera comprar su producto, que ayuda a gente que no entiende plenamente la red social.

¿Qué hace?

SproutSocial crea un tablero de medios sociales para empresas. Les permite controlar su marca en la Red, midiendo cosas como tweets, críticas, comentarios en blogs y noticias. Ayuda a las empresas a encontrar sus clientes perfectos buscando sus compradores y aquellos que tengan influencia, permitiéndoles manejar sus contactos y conexiones sociales. En esencia, es unaherramienta de manejo de relaciones sociales con los clientes para cualquier empresa.

Google podría comprar Groupon

Fuente: La Nación, GananciasTotales

No tengas miedo de transmitir tu pasión

In Pasiones on 16 noviembre, 2010 at 8:59 AM

Por Francisco Deane

Inspirado en otros bloguers como Brian Solis, expositores de TEDTal Navarro, escritores como Carlos GuyotAriel Torres, historiadores como Pacho O´DonnellAnthony C. DeaneEduardo Casey, profesores universitarios como Alejandro PiscitelliPedro Barcia, entre otros, me permitieron llegar a una conclusión personal sobre mi pasión por los medios sociales.

Es como que me hubiera mordido un perro con rabia y me haya enamorado del contagio de la enfermedad transmitida, sí, parece de locos, pero a la hora de hablar sobre los medios sociales, saco esta metáfora para transmitir mi pasión. Los medios sociales me mordieron, y desde que me contagié de ellos me enamoré de su escritura, de las plataformas, de las novedades, de los consejos, de las reflexiones, y pensamientos que giran en torno a este gran tópico.

Me enamoré de los medios sociales, de querer transmitir constantemente y aprender todo tipo de herramientas para analizar comunidades, hacer encuestas con Google Docs sobre adolescentes y el uso de la palabra en dichas plataformas, me generó una ansiedad por querer aprender a aprender de otros, y a conocer Twitter.

Con ella me alimenté de otros artículos relacionados con lo que buscaba, estudié la empatía (lo sigo haciendo), qué reacciones generan las marcas ante un público, y como la audiencia toma una marca y la humaniza o la penaliza. Los efectos de Facebook, la noción de privatización o publicitación de pensamientos o actos, en relación con John L.Austin leí una y otra vez la noción de la palabra, sus consecuencias.

Con los social media me intrigué por la necesidad de saber sobre “statics”, clima de la “blogósfera”, errores y críticas de mis artículos, hasta comencé a escribir ad hoc para una ong llamada Palermo Valley. Sin pasión no podemos ver nuestros errores, no sabemos cómo transmitir con palabras lo que amamos, lo que admiramos y contemplamos. Una belleza infinita, una fe con una religión del “compartir”, de crecer constantemente en el conocimiento personal, y saber advertir sobre el correcto y el mal uso de la praxis que conlleva estas plataformas.

En estos momentos se me pasan por la cabeza las palabras de Kirkpatrick cuando le preguntó a Mark Zuckerberg sobre si sabía realmente qué significaba tener en sus manos millones de datos de miles y miles de usuarios alrededor del mundo; si sabía realmente lo que debe enfatizar estos puntos a la hora de marcar la noción de publicación y privacidad frente a la curiosidad de los gobiernos. Steve Jobs es otra figura que me llama la atención cuando twittea por ejemplo “has visto el sol pero todavía no sabes lo que significa su brillo, porque nunca lo has visto”.

Oraciones que se escriben en un teléfono desde un lado del mundo llega en menos de dos segundos a nuestras pantallas y refleja el pensamiento de otro individuo que le gusta lo mismo que a uno. Estamos en una era de novedad, del cual debo aprender muchísimo, porque no me considero un genio, simplemente un fanático. Este amor, estas ganas , este “fanatismo” tiene que llevar de la mano otras actitudes que quiero compartir con ustedes para que logren sus objetivos:

  • Perseverancia.
  • Fe.
  • Esperanza.
  • Caridad.
  • Ser servidores.
  • Aprender a escuchar.
  • A dialogar.
  • A cuando decir que sí y que no.
  • Conocer lo límites.

Nadie quiere que a uno le hagan mal si  nosotros no realizamos ningún acto de agresividad contra el otro; esta debe ser la principal regla antes de compartir cualquier tipo de información en las plataformas sociales. No hablo de humo, hablo de palabras, de actos, de actitudes y consecuencias. Nuestro perfil se encuentra en Internet, en un mundo lleno de rincones conocidos y desconocidos, descubrirlos depende de nosotros, no tengamos miedo.

Sepamos advertir y fiscalizar o mejor dicho denunciar aquellos espacios que abusen de los derechos humanos y que entren en aspectos patológicos psicóticos contra la vida y el mismo ser humano.  Si realmente amas lo que haces todos los días, si amas tu trabajo, nadie pondrá límites a lo tuyo, a lo sumo te enseñarán o tal vez tengan una actitud contraria a ti por celos, pero sabrán perfectamente que querrás lograr los mejores resultados en tu área.

Tu pasión es la clave para dar el primer paso y demostrar que podes ser el mejor especialista de tu profesión. Espero que estas palabras puedan ayudarte a compartir y ayudar a los que más necesitan de vos.

Fuente: Blog Experiment-E-press del autor

La nueva experiencia comercial alrededor de las fotografías sacadas con tu celular

In AguaSuaves on 14 noviembre, 2010 at 11:12 AM

Las compañías que fundaron los servicios de publicación de imágenes en Internet aprovechan el fuerte impulso que tiene el segmento de teléfonos inteligentes para atraer a inversionistas y crear sus propios modelos de negocio. Yo uso y recomiendo Instagram una nueva forma de tomar fotografías con tu smartphone.

En Silicon Valley las tres palabras que todo el mundo tiene en la punta de la lengua son móvil, social y local. Si se agrega una cuarta, fotos, los capitalistas de riesgo se entusiasman.

Una camada de nuevas empresas se concentra en compartir fotografías sobre la marcha, y algunas piensan ganar dinero con la publicidad local. Las aplicaciones para teléfonos inteligentes transforman las imágenes tomadas con celulares para que se vean mejor, les ponen datos sobre el lugar donde se tomaron y las envían en tiempo real a las redes sociales.

Aplicaciones tales como InstagramHipstamaticDailyBoothPicPlz , en general son gratuitas o cuestan poco. Hasta ahora fueron proyectos pequeños para la gente que las creó. Pero unas pocas están tratando de transformarse en verdaderos negocios.

Mixed Media Labs , la compañía que creó PicPlz, anunciará el jueves que obtuvo 5 millones de dólares de Andreessen Horowitz , una importante firma de capital de riesgo, integrada por uno de los creadores de Netscape.

“Es molesto tomar fotos con el celular que salen bien y luego tener que sacarlas del teléfono”, dijo Dalton Caldwell, cofundador y CEO de Mixed Media, que antes había co-fundado Imeem, el sitio musical que se cerró. “Esto soluciona una necesidad real”.

Por su parte, PicPlz ofrece una aplicación para Android y iPhone y un sitio web. La gente que toma fotos con sus celulares puede aplicarles ocho filtros diferentes para cambiar su apariencia, tales como “los 70” o “cámara de juguete rusa”. Pueden colocarlas en el sito de PicPlz, donde otros pueden ver fotos de un usuario o lugar particular, por lo que es como una versión visual de Twitter.

PicPlz es uno de los productos tecnológicos para los consumidores más novedosos que se crearon primero como aplicaciones para celulares, con el sitio en la red como su segunda prioridad, idea que hubiese parecido extraña hace pocos años.

Las fotos de celulares comienzan a generar dineroEl impulso de smartphones permitió que las empresas que desarrollan aplicaciones para compartir fotos fuera un nicho atractivo para los inversionistas. Foto: Reuters.

“Creo que para la nueva generación de compañías, las aplicaciones que crean por el lado de los celulares son mucho más importantes que el sitio en la Red” dijo Caldwell.

Al igual que otros creadores de aplicaciones fotográficas, habla de metas aún vagas de expandir las aplicaciones para crear redes móviles, basadas en lugares o grupos de amigos. Mixed Media piensa crear muchas aplicaciones basadas en locaciones.

Aunque Caldwell dice que aún no sabe exactamente qué hará la compañía, sabe lo que no hará: repetir los errores que cometió en Imeem.

Vendió los activos de Imeem a MySapce el año pasado a pérdida. Achaca su fracaso a la imposibilidad de negociar con compañías musicales para música digital, pero también dijo que cometió todos los errores posibles.

Por ejemplo, dijo que esperó demasiado para pensar en cómo ganar dinero con Imeem. Piensa poner las ganancias como su primera prioridad en PicPlz, posiblemente con publicidad basada en la locación.

También está tratando de evitar alzas y bajas en el crecimiento de PicPlz. La aplicación ha sido descargada 130.000 veces desde que se presentó la versión para Android en mayo y para iPhone en agosto. Instagram, un competidor, se introdujo el mes pasado y ya tiene 300.000 usuarios

Pero Andreessen Horowitz eligió PicPlz en vez de la compañía que creó Instagram, llamada Burbn. La firma había invertido pequeñas cantidades de dinero en cada una, antes de que Burbn eliminara su servicio de check-in original para concentrarse en la aplicación para compartir fotos. Pero dado que los capitalistas de riesgo evitan invertir en compañías que compiten entre sí, Andreessen Horowitz no pueden invertir en ambas ahora.

Como parte de la inversión, Marc Andreessen, co-fundador de Andreessen Horowitz y Netscape, será parte del directorio de Mixed Media, algo raro dado que los otros directorios de los que forma parte son de compañías mucho mayores: eBay, Facebook, HP y Skype.

Aún más allá de las otras aplicaciones para compartir fotos, hay muchos más competidores. Facebook y Twitter ya son muy populares en celulares, como lo son los servicios móviles como el de Foursquare. Y otras aplicaciones como TwitPic y Yfrog permiten a la gente pasar fotos de sus celulares a Twitter y otros sitios.

“Es muy difícil conseguir que la gente preste atención cuando hay tanto ruido” dijo Greg Sterling, analista que estudia el panorama móvil de Internet. “Creo que en general no van a tener mucho éxito, pero una a dos empresas van a destacarse”.

En el fondo lo que hace Instagram, no es más que reflejar una tendencia que se ha ido viendo cada vez más gracias a servicios como Twitter complentado con otros como TwitpicyFrog pero envolviéndolo todo dentro de unos aires mucho más artísticos y presentándolo en forma de aplicación para iPhone.

Instagram es algo que hay que probar y usar para darse cuenta del maravilloso e interesante potencial, según Alt1o40.

© Claire Cain Miller para NYT Traducción de Gabriel Zadunaisky para LN

Yoani Sanchez, activista siglo XXI

In Pasiones on 4 noviembre, 2010 at 9:09 AM

Por Josefina Molinari

Ama su tierra. Adora su idiosincrasia. Quiere su libertad. Inmersa en un cuerpo débil, pero con un espíritu de gladiador, Yoani Sanchez busca vencer las barreras impuestas por la “revolución cubana”, hace más de medio siglo, con armas de destrucción masiva: un twitter, un blog, dos libros y una academia blogger en el centro de La Habana, Cuba.

La bloggera cubana se entregó de cuerpo y alma a “un ejercicio de cobardía” que le permitió transmitir en espacios on line lo que tiene prohibido como ciudadana en espacios palpables. Para muchas personas esta es una actividad cotidiana y de fácil acceso pero para tantos otros es difícil de alcanzar, como los cubanos, que quieren romper las cadenas de un estado que ya esta oxidado.

Las primeras líneas fueron escritas y los recuerdos de aquellos días en la isla empiezan a sonar en mi mente, a 8 meses de haber recorrido de norte a sur y de este a oeste la isla, compartir una comida, un café o una simple charla con los nativos y me sigo haciendo miles de preguntas que no tienen respuesta. Acaso, ¿Algún día lo tendrán?

Tiene un compañero de lucha, su esposo Reinaldo Escobar, un periodista independiente que por sus cuestionamientos al régimen fue invitado a dejar su trabajo en el Estado y empezar como guía turístico, profesor de extranjeros y mecánico de ascensores. Una constante en la isla. Juntos trajeron al mundo a Teo, el adolescente que preocupa a Yoani por su futuro incierto, por sus ganas de escapar de su tierra, esas que ella no tiene, ni quiere.

El calor de sus amigos le permite saltear los bloqueos de Internet en Cuba. Los 140 caracteres los escribe con su celular, no puede ver quienes la mencionan pero los siente muy de cerca. Sabe de que se trata la solidaridad, combate gracias a la ayuda de otros, por eso recomienda e-books o como twittear sin necesidad de tener una computadora conectada a la red.

Generación Y, el blog que la hizo reconocida mundialmente, hoy en día es traducido a 15 idiomas y los textos son subidos por sus amigos en el exterior. El gobierno bloqueo su bitácora dentro de la isla. Además, una hora de conexión a Internet cuesta 5 euros, una tercera parte del salario mensual.

No ir a conocer a Yoani a su departamento en Centro Habana es una asignatura pendiente que me quedó de aquel viaje. Las restricciones que reinan para los cubanos, las sentí propias, no sabía que me podía pasar al atravesar esa mole de cemento, rectangular, fría, enorme y soviética donde vive la bloggera.

Yoani es madre, esposa, hija, docente, periodista, filóloga, bloggera y ganadora de premios internacionales pero por sobre todas las cosas es cubana y eso dice muchos mas que estos 2696 caracteres.

“Instant marketing”, la tendencia que está cambiando a anunciantes y consumidores

In Paladar mostaza on 2 noviembre, 2010 at 10:54 AM

Promociones que generan resultados de venta en minutos, encuestas con miles de respuestas en instantes, locales que se llenan de gente poco después de colgar en una red social una promoción: el fenómeno de la instantaneidad está apareciendo cada vez con mayor frecuencia. El marketing instantáneo cambia a oferentes y compradores. Debemos pensar nuevas estrategias que respondan velozmente donde el usuario esté.

bellummediarum.files.wordpress.com

Ya hay casos emblemáticos: en Estados Unidos, McDonalds lanzó una promoción a través de Foursquare (la red de geolocalización) ofreciendo descuentos a los clientes que hagan el check-in en determinados locales dentro de cierta franja horaria. El resultado fue un inmediato incremento en la afluencia de público a los locales, y le significó un aumento del 33% en las ventas. Y a un costo inferior al de un banner.

La red Foursquare ya empieza a ser utilizada como una herramienta habitual en geomarketing, pero están surgiendo otras, como Gowalla o el novedoso Places de Facebook, que se basan en compartir información sobre localización en tiempo real vía teléfono celular. Y las marcas están creando recursos para aplicarlas al negocio.

La inmediatez de las redes sociales se traslada al marketing: con casi 700 millones de personas ya incorporadas a Facebook y Twitter (lo que equivale a más del 10% de la población mundial), la enorme masa crítica que eso implica para las marcas está obligando a pensar en términos de instantaneidad.

Ante el reto de la inmediatez, ganan las empresas que sean más rápidas a la hora de generar contenidos  de calidad y que estén bien posicionados en la red. Un buen ejemplo es la campaña que realizó Procter & Gamble con su desodorante Old Spice: creó 200 comerciales en dos días en los que respondían a las preguntas generadas a través de Twitter o foros como Reddit o 4Chan y que supuso un éxito por los miles de comentarios generados.

La compañía Williams-Sonoma, minorista de productos para el hogar, decidió segmentar su base de datos de clientes y enviarles mails contándoles qué productos de su interés iban a ponerse en rebaja un rato después en sus locales. Para su sorpresa, el 5% de los que recibieron uno de estos mails se acercó rápidamente a alguna sucursal y compró.

“Es más del doble de la tasa de respuesta que obtenemos en nuestras campañas de marketing directo. Ahora estamos empezando a usar el e-mail para generar tráfico inmediato en nuestras tiendas”, dijo su directora de marketing, Pat Connolly, a una publicación.

Pauta instantánea

Otro de los aspectos que la web en tiempo real está cambiando es la forma de hacer publicidad en los diarios online y que se denomina subasta en tiempo real (o real time bidding, en inglés). Esta tecnología permite a los anunciantes comprar instantáneamente espacio publicitario para mostrar a los lectores anuncios relevantes a sus hábitos de navegación consiguiendo llegar de esta manera a su verdadero público objetivo.

Google prevé que para 2015 el 50% de los anuncios online fuera de los buscadores utilizará esta técnica y, para competir mejor contra Yahoo y Bing, adquirió Invite Media por 70 millones de dólares. La inmediatez está provocando también cambios en los buscadores que, dado el volumen de información generado al instante, deben buscar maneras para organizarla de manera útil e intuitiva para los internautas.

Google inicia la carrera con Real Time Search, web desarrollada para realizar búsquedas en tiempo real y, al mismo tiempo, ha presentado Instant que ofrece y sugiere resultados a medida que tecleamos. Según el consultor español Miguel López, especialista en posicionamiento en buscadores (SEO), esta tendencia hará más vulnerables a las empresas ya que “antes se tardaba horas en indexar lo que decía una compañía y ahora son segundos. Es un cambio crucial a tener en cuenta para lanzar productos o gestionar una crisis de reputación”.

Los tiempos se aceleraron, y esta tendencia no dejará inmune a ninguna de las partes del negocio.

Fuente: Brands Magazine